Skoda Scout 2017

Nuevo
8,5/10
Puntuación media según 3 opiniones de expertos
8.5 10 3
Puntúa
este coche
9º de 45 en Familiares grandes
Desde
32.030€
8,5/10
Puntuación media según 3 opiniones de expertos
Puntúa
este coche
9º de 45 en Familiares grandes
Desde
32.030€
Tipo de coche
Familiares grandes
Tamaño
Grande
Largo/ancho/alto
4,7/1,8/1,5 metros
Maletero
610 l.
Motores
Gasolina, Diésel
Cambio
Automático, Manual
Potencia
150 - 184 CV
CO2
desde 130 g/km

A favor

Buena relación entre calidad y precio, capacidad 4x4, mayor altura libre al suelo.

En contra

Plazas traseras algo estrechas, algunos dispositivos no los puede incluir ni como opción.

Desde el año 2017 la firma checa Skoda tiene a la venta un nuevo Skoda Scout. Se trata de una puesta al día del Scout de segunda generación, un modelo que, a su vez, está basado en el Skoda Octavia Combi de 2017.

Por lo tanto, este Scout no es una nueva generación, sino una actualización. Entre los cambios que incorpora destaca un nuevo frontal, mecánicas más eficientes y un mayor equipamiento en seguridad, confort y ayudas a la conducción. Con estos cambios, el Scout se mantendrá vigente en los concesionarios hasta 2020 o, como tarde, 2021. A partir de entonces, Skoda podría comercializar una nueva generación -la cuarta- del Octavia y sus derivados.

A la hora de diferenciar el Scout de 2017 de su antecesor, el Skoda Scout de 2013, lo más fácil es mirar el frontal de este modelo. Y, sobre todo, los faros. Mientras que el Skoda Scout de 2013 tiene los faros en una sola pieza, la versión de 2017 los tiene divididos en dos partes. Estos grupos ópticos, además, pueden incluir la función full-led. A ello se suma una nueva parrilla, con una parte central más gruesa, nuevos paragolpes y donde el emblema o logo de Skoda tiene ahora más presencia.

Dentro también hay algunos cambios. Por ejemplo, el volante es ahora calefactable y el cuadro de instrumentos vemos que los relojes cuentan con una nueva gráfica. Más llamativa es la consola central que ahora todas las versiones cuentan con pantallas acabadas en cristal y con sensores de proximidad.

Comenzando por el sistema Columbus se trata de un monitor de 9,2 pulgadas con una resolución de 1280 x 640 píxeles. Además, también puede incorporar un punto de conexión wifi. Opcionalmente un módulo LTE puede permitir conexiones a internet con velocidades de descarga de hasta 150 Mb/segundo.

Otra novedad es el sistema de sonido Bolero, que ahora cuenta con mayor tamaño y resolución. En concreto, se trata de un display de 8 pulgadas, con acabado en cristal y sensores de proximidad: cuando acercas el dedo, el sistema interpreta que vas a interactuar con él y muestra los diferentes menús. Esta pantalla es de serie en el acabado Laurin & Klement.

Esta nueva pantalla central, además, incorpora todos los mandos y botones táctiles, abandonando el tradicional botón del volumen y de cambio de emisora. A ello hay que sumar un mayor equipamiento en materia de información y entretenimiento. En este sentido, el nuevo Octavia es compatible con los sistemas MirrorLink, Apple CarPlay y Android Auto.

Además, el nuevo Octavia también puede incorporar el sistema SmartGate que permite recibir en tu móvil cierta información gracias a la aplicación del teléfono. De esta manera, los usuarios pueden obtener información útil, como por ejemplo el consumo o la velocidad. Asimismo, estos datos pueden incluso ser compartidos con los amigos y la familia en las redes sociales.

En relación a la seguridad ahora el Octavia puede incroporar el asistente frontal con protección predictiva de peatones, así como un mejorado control del ángulo muerto. El radar trasero, la detección del ángulo muerto y la alerta del tráfico trasero aseguran cambios de carril con total seguridad y, además, permiten salir marcha atrás con total seguridad.

También llama la atención la posibilidad de incorporar diferentes llaves asociadas a un mismo coche y que cada de las llaves guarde el perfil del conductor.

Lo que no varía es el enfoque del Scout. Este modelo sigue siendo un familiar de tamaño mediano con ciertas aptitudes para circular por pistas o terrenos resbaladizos.

Para tener este carácter off-road el Skoda Scout cuenta una mayor altura libre al suelo –en concreto tiene algo más de 17 centímetros, 3 centímetros más que el Skoda Octavia Combi-. A ello se suma la tracción total conectable.

Se trata de un sistema de tracción 4×4 por medio de un embrague Haldex. De esta manera, en condiciones normales la mayor parte de la fuerza del motor va al eje delantero. Sin embargo, cuando , el sistema interpreta que hay pérdidas de tracción, entonces envía par al eje trasero.

Con estas aptitudes, el Skoda Scout es un rival directo de modelos como el Seat León ST X-Perience o el Volkswagen Golf Alltrack. También podría competir con otros modelos como el Citroën C5 Cross Tourer, el Opel Insignia Country Tourer o el Volkswagen Passat Alltrack, entre otros.

Sin embargo y a diferencia de estos últimos, el Skoda Scout es un modelo bastante más pequeño. Además, como está basado en la plataforma del Volkswagen Golf desde aquí le incluimos como un rival del Golf Alltrack.

Como decíamos anteriormente se trata de la segunda generación del Scout. Por tanto, esto significa que el sustituto del Skoda Scout lanzado en 2008 y renovado en 2010. La principal diferencia que le separa de su antecesor, el Scout de primera generación es que este modelo incorpora muchos componentes del Volkswagen Golf 7 o Golf de 2013, como es el caso de la nueva plataforma modular MQB.

Continuando con las dimensiones, el Skoda Scout mide 4,68 metros de largo, 1,81 metros de ancho y 1,53 metros de alto. Asimismo, vemos que su distancia entre ejes es de 2,68 metros. Si comparamos estas dimensiones con las del Skoda Octavia combi comprobamos que el Scout es 3 centímetros más largo y también 7 centímetros más alto. Además, si lo comparamos con el Scout de primera generación también vemos que este nuevo modelo crece en todas sus cotas.

A ello hay que añadir que el Scout tiene una muy buena habitabilidad. Sobre todo en espacio para las piernas del conductor y acompañante, así como para los de los ocupantes de la segunda fila. A ello se suma una buena distancia libre al techo. Donde el Scout anda un poco más justo es en el apartado de anchura. Su anchura justa y el elevado volumen de la transmisión harán que la plaza central trasera apenas se pueda utilizar.

A cambio, eso sí, el Scout de segunda generación tiene un enorme maletero. En concreto hablamos de 610 litros. Se trata de una las mejores cifras del segmento.

Una vez dentro comprobamos que el Skoda Scout también ha pegado un gran salto de nivel. Mientras que en las anteriores generaciones se notaba que el Skoda Scout era un modelo que rozaba el ‘low-cost’, ahora en cambio presenta los mismos elementos que un Volkswagen. El volante, la pantalla, los equipamientos, los ajustes… el Scout está a un nivel muy similar al de un Seat León o Volkswagen Golf.

Respecto a los motores la gama del Scout no es tan amplia con en otros modelos. Tan sólo están disponibles el 2.0 TDI de 150 CV con cambio manual y el 2.0 TDI de 184 CV y el 1.8 TSI de 180 CV. Estos dos últimos sólo están disponibles con cambio automático de doble embrague. De serie la versión más accesible incorpora 7 airbags (incluido el de rodilla para el conductor), ABS, capó activo para la protección de peatones, ESP, control de presión de los neumáticos, control de tracción, control de velocidad, faros antiniebla, ordenador de a bordo, aire acondicionado, elevalunas delanteros, start/stop, bluetooth, USB, pantalla táctil de 5 pulgadas y tarjeta SD, entre otros dispositivos.

Las versiones más equipadas podrán incorporar el freno multicolisión, el freno de emergencia en ciudad, detector de fatiga, sistema que reconoce las señales de tráfico, asistente de carril, etc.

A favor

Buena relación entre calidad y precio, capacidad 4x4, mayor altura libre al suelo.

En contra

Plazas traseras algo estrechas, algunos dispositivos no los puede incluir ni como opción.

Opinión de medios expertos

8,5

/10
Cocheando analiza diariamente lo que se publica acerca de este coche en revistas, diarios y webs para recoger aquí las principales conclusiones. La puntuación final es la nota media de las publicaciones analizadas.
Autofácil
Autobild
Cocheando

Autofácil

por Miguel Tineo -

Puede ser el coche perfecto. Está bien hecho, es cómodo, estable, con un buen motor, muy espacioso… y hasta válido en campo. ¿Caro? Sí, un poco, pero no es descabellado y merece la pena. (Versión probada: 2.0 TDI 150 CV).

Ver en Autofácil

Autobild

Es 4x4, tiene mejor dinamismo que un SUV, un interior más amplio y más capacidad de maletero... Es una gran opción si buscas un coche familiar para viajar. ¿Críticas? El interior es conservador, no tiene cuadro digital y el 2.0 TDI 150 CV no tiene DSG. (Versión probada: 2.0 TDI 150 CV).

Ver en Autobild

Cocheando

por Cocheando -

Si estás buscando un familiar con ciertas aptitudes off-road y una buena relación entre calidad y precio... aquí tienes un excelente candidato. El Skoda Scout es un modelo completamente recomendable para todo aquel que busca una berlina familiar con cierto carácter 4x4. Presenta todas las virtudes del Octavia Combi, como una buena habitabilidad y un gran maletero, pero -además- suma una mayor altura libre al suelo y la tracción 4x4. Con estas cualidades, el Scout es un modelo ideal para desplazarte por la nieve o para realizar alguna incursión por pistas con un nivel sencillo de dificultad.


Rivales