Precios de coches nuevos

El Seat Arona TGI, con Gas Natural Comprimido (GNC), tiene sólo la mitad de autonomía que el Ibiza TGI

Subscribirse
Seat Arona TGI
Seat Arona TGI

Seat presentará en el Salón de París de 2018, el próximo 2 de octubre, el nuevo Seat Arona TGI, la versión del Arona que puede ser propulsada tanto por GNC (Gas Natural Comprimido) como por gasolina. Este Arona TGI se fabrica en Martorell (Barcelona) y llegará a los concesionarios en un período corto de tiempo.

Conviene recordar en este sentido, que este modelo, al igual que ocurre con otros Seat TGI, funciona como un híbrido. Es decir que cambia la utilización de GNC (Gas Natural Comprimido) por la gasolina sin que apenas sea perceptible para el conductor y sin que este tenga que realizar ningún tipo de acción específica.

Seat Arona TGI

Seat Arona TGI

Es así de sencillo: mientras que haya GNC en el depósito, el Arona se propulsará con el GNC. Si este, por el contrario, se agota, entra la gasolina.

Eso sí, este Arona TGI no es exactamente igual que el Seat Ibiza TGI. Mientras que el Seat Ibiza contaba con dos depósitos de gas con una capacidad de 13 litros, este nuevo Seat Arona TGI dispone de tres depósitos de GNC pero con 14,3 litros (1,3 litros más que el Seat Ibiza TGI). Al igual que el Seat Ibiza estos depósitos de GNC están bajo el piso del maletero.

Con el GNC (Gas Natural Comprimido) la autonomía del Arona TGI es de 400 kilómetros con los que el consumo del GNC en el Arona es de 3,5 kilos por cada 100 kilómetros. Y si a esto le sumamos la gasolina que tienen en otro depósito (que te anticipamos que tiene pocos litros) entonces podemos disponer de otros 160 kilómetros de autonomía adicionales. Esto quiere decir que el depósito de gasolina en el Arona TGI es muy pequeño (calculamos que entre 5 y 6 litros de capacidad).

Esta es, por tanto, la principal diferencia que le separa con el Ibiza TGI puesto que este último cuenta con un depósito de gasolina de 40 litros, lo que le permite alcanzar una autonomía media oficial superior a los 1.300 kilómetros (el doble que la del Arona, que cuenta con 560 kilómetros).

Seat Arona TGI

Seat Arona TGI

El motivo de que el depósito de gasolina sea tan pequeño es porque Seat quiere que en un modelo TGI se utilice principalmente el GNC o Gas Natural Comprimido. De ahí que al tener un depósito que sea utilizado prácticamente para emergencias quieren acostumbrar el usuario a contar siempre con GNC.
Otro aspecto que le diferencia del Arona tradicional es que este Seat Arona TGI tiene menos capacidad de carga. En concreto, estamos hablando de un maletero de 282 litros, lo que supone 118 litros menos que el Arona convencional de gasolina o diésel.

En cuanto a su sistema de propulsión, no hay muchas novedades puesto que ya lo conocíamos del Seat Ibiza . Hablamos de un propulsor de tres cilindros con gasolina, un litro de cilindrada y 90 CV de potencia. Es el mismo sistema que utiliza el Ibiza . Y también es un poco menos potente que el del León que anteriormente era con el 1.4 TSI y ahora pasa a tener el 1.5 TSI.

Con este 1.0 TGI el Arona obtiene los 90 CV a las 4.500 revoluciones y logra un par de 160 Nm. disponible entre las 1.900 y las 3.500 revoluciones. Este motor está asociado a una caja manual de seis marchas.

Con este propulsor el Arona TGI logra una velocidad máxima de 172 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 12,8 segundos. Si lo comparamos con el Arona TSI de 95 CV la velocidad máxima es muy similar (173 km/h en el gasolina), pero sí se nota algo más en la aceleración, puesto que el TGI es 1,4 segundos más lento que la versión de gasolina.

Esto se debe al sistema de propulsión en sí pero también al mayor peso puesto que el Arona TGI debe contar con tres depósitos de GNC situados bajo el piso del maletero con una capacidad superior a los 14 kilos.

En cuanto a las modificaciones realizadas por Seat en el motor para que pueda ser utilizado por gas destacan los nuevos segmentos de los pistones en cromo-níquel, así como un refuerzo de los asientos de las válvulas y un mayor alzado de las mismas, para aumentar su resistencia al desgaste. El turbocompresor es más ligero, de modo que la turbina responde de inmediato y el motor desarrolla su potencia con mayor suavidad.

Este nuevo Seat Arona TGI es el cuarto modelo de Seat que incorpora la tecnología GNC. Previamente al Arona, ya lo han incluido el Mii, el Seat León y Seat Ibiza .

De esta manera, Seat confirma que el GNC es una apuesta fuerte del Grupo Volkswagen y en especial de la firma española por este tipo de sistema de propulsión más eficiente, que reduce las emisiones de CO2 y de óxido de nitrógeno.

Etiquetas

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.