Nuevas etiquetas para los combustibles: ¡olvídate del 95, 98…! Ahora hablarás de E5, E10, B7 a partir de octubre de 2018

Subscribirse
A partir del mes de octubre de 2018 todos los coches nuevos que se vendan tendrán que llevar un nuevo sistema de etiquetado para los combustibles.
A partir del mes de octubre de 2018 todos los coches nuevos que se vendan tendrán que llevar un nuevo sistema de etiquetado para los combustibles.

A partir del mes de octubre de 2018 todos los coches nuevos que se vendan tendrán que llevar las nuevas etiquetas de combustible de combustible que permitirá al usuario conocer el combustible más apropiado para el vehículo dentro de la gran variedad que existe actualmente.

A continuación respondemos a todas las preguntas que nos hacemos acerca del nuevo etiquetado:

¿Dónde estarán estas nuevas etiquetas de combustible?

Estas nuevas etiquetas de combustible estarán cerca del tapón de llenado o de la tapa del depósito de los vehículos nuevos, también en los manuales de usuario y en los surtidores de las estaciones de servicio. Además, también deberán estar en los concesionarios de los vehículos.

¿Afectan a todos los vehículos?

Sí, a todos los vehículos nuevos que se matriculen a partir del 12 de octubre.

¿Para qué sirven estas etiquetas de combustible?

Para ayudar a los consumidores a seleccionar cuál es el combustible más apropiado para sus vehículos en toda Europa.

¿Cómo son las etiquetas de combustible?

Dependiendo del tipo de combustible –gasolina, gasóleo y combustibles gaseosos- tienen una forma u otra.

¿Cómo son las etiquetas de combustible en gasolina?

La etiqueta utilizada para la gasolina es un círculo (donde la “E” designa los biocomponentes específicos presentes en la gasolina).
Así, cuando ponga E5 significa que es de octanaje 95 y tiene una mezcla de 95% de gasolina y 5% de etanol. Cuando ponga E10 significará que tiene 90% de gasolina y 10% de etanol. Y cuando señale E85, significa que tiene 85% de etanol y 15% de gasolina.

¿Y la etiqueta para el diésel?

La etiqueta utilizada para el diésel es un cuadrado (donde la “B” designa los componentes específicos de biodiesel presentes en el gasóleo, mientras que “XTL” significa diésel sintético, es decir, que no deriva del crudo de petróleo). Por tanto, si encontramos B7 o B10 significa que tiene un 7 o un 10% de biodiesel mezclado con diésel.

¿Y los combustibles gaseosos?

La etiqueta utilizada para los combustibles gaseosos se representa con un rombo. Ahí tenemos el CNG o GNC (gas natural comprimido), LGP o GLP (gas licuado del petróleo), NLG o GLN (gas licuado del petróleo) y H2 (hidrógeno).

¿Afecta a España?

Sí, a todos los países europeos.

¿A qué vehículos afecta?

A todos: ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos, turismos; vehículos comerciales ligeros; vehículos comerciales pesados; autobuses y autocares.

¿Da igual el año?

No. La legislación europea exige las etiquetas de combustible solo para los nuevos vehículos comercializados por primera vez o matriculados a partir del 12 de octubre de 2018. Los fabricantes de vehículos no recomiendan colocar las etiquetas de combustible en vehículos más antiguos.

¿Y cuándo vaya al extranjero?

Igual. Las nuevas etiquetas de combustible se implementarán en los 28 Estados miembros de la Unión Europea, los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también en Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.