Precios de coches nuevos

Así es la ley que promueve el Gobierno para que no se vendan coches de gasolina, diésel e híbridos en 2040

Subscribirse
Imagen de un coche eléctrico.
Imagen de un coche eléctrico.

Si estás pensando en comprar coche, quizás para el próximo modelo que conduzcas, esta medida no te afecte.

Sin embargo, si vuelves a cambiar de coche dentro otros 10 años, en torno a 2030, es más que probable que ya dejes de seguir pensando en un modelo de combustión.

Lo que es completamente seguro es que el siguiente modelo, a partir de 2040, es decir en dos décadas, tu próximo coche sí será un modelo 100% eléctrico, un vehículo de cero emisiones completamente diferente a lo que has conducido hasta ahora.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Aprobación del anteproyecto de ley en Consejo de Ministros

Este martes, 19 de mayo, el Gobierno de Pedro Sánchez aprueba en Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de Cambio Climático, según ha confirmado el Ministerio de Transición Ecológica a la Agencia Efe.

La aprobación en Consejo de Ministros de este anteproyecto de ley supone el inicio parlamentario de una futura ley que, de convertirse en realidad, estaríamos hablando del final del coche de combustión.

Es cierto que todavía falta su tramitación parlamentaria y que, por tanto, todavía no es una ley, sino un anteproyecto. Pero también hay que reconocer que las directrices que se marcan desde Europa, con la normativa de los 95 gramos, también van por ese camino. Por tanto, más pronto o más tarde, estamos seguros de que será una realidad.

Por ello, a continuación detallamos todos los aspectos que incluye este anteproyecto que se aprobará en el Consejo de Ministros de este martes y que se ha suavizado respecto a otros textos vistos anteriormente pero que mantiene que en 2040 se dejarán de vender vehículos de combustión.

Un modelo electrificado de Kia.

Un modelo electrificado de Kia.

En 2050 solo podrán circular coches eléctricos

Según señala el anteproyecto “todas las administraciones deben adoptar medidas para alcanzar en 2050 un parque de turismos y de vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2”.

“Se adoptarán las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluyendo los vehículos matriculados históricos y los no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones de modo que no más tarde de 2040 sean vehículos de emisiones de 0gCO2/km”, afirma el texto.

“A tal efecto, se trabajará con el sector y se pondrán en marcha medidas que faciliten la penetración de estos vehículos, que incluirán medidas de apoyo a la I+D+i”, señala.

La mayoría de las ciudades, con zonas de bajas emisiones

El nuevo borrador también confirma “como obligación que los municipios de más de 50.000 y los territorios insulares establezcan zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023”.

Además, también afirma que, “cualquier medida que suponga una regresión de las zonas de bajas emisiones ya existentes deberá contar con el informe previo de las Administraciones estatales o autonómicas competentes en materia de protección del medioambiente”, afirma el texto.

“También como novedad, el anteproyecto indica que dichos municipios y territorios insulares impulsen medidas de movilidad eléctrica compartida”, señala el documento.

Baleares y canarias podrán restringir los vehículos contaminantes

Es otra de las novedades que incluirá el texto y que recogen tanto Efe como Europa Press. Hablamos de las comunidades insulares como Baleares o Canarias que podrán solicitar al Estado restricciones a la circulación de los vehículos más contaminantes.

Mapa de puntos de recarga

Además, para “favorecer la expansión del vehículo eléctrico, el Gobierno desarrollará y pondrá a disposición del público una plataforma de información sobre puntos de recarga; el Código Técnico de Edificación establecerá obligaciones relativas a la instalación de puntos de recarga en edificios de nueva construcción y en intervenciones de edificios existentes”, señala el texto.

Así es una electrolinera ultrarrápida.

Así es una electrolinera ultrarrápida.

Gasolineras con puntos de recarga de 50 kW

Asimismo, “las nuevas instalaciones de suministro de combustible y carburantes a vehículos, o aquellas que acometan una reforma que requiera revisión de su título administrativo, deberán instalar al menos una infraestructura de recarga eléctrica de potencia igual o superior a 50 kW de corriente continua, con el objeto de que la recarga del vehículo sea rápida”, señala.

En esta misma línea, “el nuevo anteproyecto introduce obligaciones de instalar al menos un punto de recarga rápida —50 kW— en aquellas estaciones de servicio que, por tener un volumen de ventas superior a los 5 millones de litros de gasóleo y gasolina, disponen en principio de mayor capacidad económica y financiera para hacer frente a la inversión requerida. Se trata de un 9% del total de la red de gasolineras”.

Primer horizonte: 2030

Según este documento: “en 2018, el transporte fue el sector con mayor peso en las emisiones de gases de efecto invernadero, un 27%. Por sí solo, el tráfico por carretera representa un 25% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y, de ellas, un tercio se concentran en aglomeraciones urbanas. Es, además uno de los principales emisores de óxidos de nitrógeno, con un efecto muy pernicioso para la salud”.

“El anteproyecto mantiene las dos grandes referencias temporales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), introducir energías renovables y ser más eficientes en el uso de la energía: 2030 y 2050”, constata.

Los objetivos que se establecen marcan un suelo que se podrá mejorar al alza con los planes nacionales Integrados de Energía y Clima. “Así, en 2030, la meta es reducir las emisiones de GEI en al menos un 20% con respecto a 1990. Con respecto a 2017, último año con datos consolidados, este esfuerzo supone retirar en torno a un 33% de las emisiones, es decir, aproximadamente una de cada tres toneladas de CO2 que se emiten en la actualidad”, señala.

“Este objetivo de reducción es coherente con el aumento de ambición que se ha fijado la Comisión Europea para 2030, que pasaría del actual 40% respecto a 1990 a una horquilla entre el 50% y el 55%. Y tal como se recoge en el texto del anteproyecto se podrá revisar siempre al alza, no se permite la regresión del mismo para responder a una mayor ambición tanto a nivel comunitario como internacional”, confirma el documento.

Energías renovables

“El anteproyecto se fija, también para 2030, generar el 70% de la electricidad con renovables; asegurar que al menos el 35% del consumo final de energía proviene de renovables; y mejorar la eficiencia energética en al menos un 35% respecto a un escenario tendencial”, señala.

“Este esfuerzo de reducción de emisiones que debe hacer España en la próxima década, para situarse en la senda de alcanzar la neutralidad en carbono comprometida no más tarde de 2050. En ese año, y en línea con la estrategia de descarbonización de la Unión Europea, el sistema eléctrico deberá ser ya 100% renovable”, afirma el texto.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.