Precios de coches nuevos

Mercedes-Benz SL AMG 2016

  • Otras ediciones:
  • 2016
Nuevo
0.0 10
Puntúa
este coche
Cara neutral -º en Puntuación
Cara triste roja 53º en Precio
Cara neutral Sin datos en Ecología
Cara neutral Sin datos en Ventas
Cara neutral Sin datos en Seguridad
Cara sonriente 19º en Tamaño
Cara sonriente 23º en Maletero
Puntúa
este coche
Cara neutral -º en Puntuación
Cara triste roja 53º en Precio
Cara neutral Sin datos en Ecología
Cara neutral Sin datos en Ventas
Cara neutral Sin datos en Seguridad
Cara sonriente 19º en Tamaño
Cara sonriente 23º en Maletero
Desde
197.300€
Distintivo ambiental (Etiqueta DGT)
Tipo de coche
Descapotables
Tamaño
Grande
Largo/ancho/alto
4,6/1,9/1,3 metros
Maletero
241 l.

A favor

Potencia de los motores, diseño atractivo

En contra

Sólo dos plazas, precio elevado

Desde el año 2016, Mercedes-Benz está comercializando un nuevo SL AMG. Se trata de una puesta al día del SL que comenzó a venderse en 2012 y que se corresponde con una nueva generación -la sexta- de este modelo. Con estos cambios este SL se mantendrá en el mercado hasta la llegada de una próxima generación que podría estar lista para el año 2019.

Entre los cambios que afectan al nuevo SL, destaca una parrilla actualizada, unos grupos ópticos más vanguardistas, mecánicas más potentes y eficientes, una nueva caja de cambios de 9 marchas y un mayor equipamiento.

El AMG, la variante más deportiva de la gama, tiene dos versiones: la primera es el SL 63 AMG con un V8 de 5,5 litros y 585 CV. Y por último, la estrella de la gama es el SL 65 AMG, con un V12 de 6 litros y 630 CV.

Con todo ello el SL de 2016 continúa siendo un biplaza descapotable con un techo rígido que se pliega y despliega de forma automática. En concreto, se necesitan un total de 20 segundos para plegar o desplegar la capota, que ahora está fabricada en magnesio. También como novedad cabe destacar que ahora este techo eléctrico se puede plegar y desplegar a mayor velocidad. En concreto, hasta los 40 km/h.

Junto a esta característica, cabe señalar que también está desarrollado en aluminio, lo que ha permitido reducir el peso del vehículo y, además, dotarle de una mayor rigidez estructural. Esto también se ha conseguido introduciendo, además del aluminio, magnesio. En concreto, el nuevo SL es entre 100 y 150 kilos más ligero y tiene una rigidez estructural un 20% mayor.

Aunque el SL es un modelo minoritario para Mercedes-Benz es importante ya que presenta todo un alarde de tecnología. Hay que pensar, en este sentido, que el SL es un coche que se lleva vendiendo desde la década de los 50. De ahí que este modelo cuyas siglas SL significan Super Leve sea todo un icono para la marca de Stuttgart. Además, también es el cabrio con más historia en la marca alemana.

Además, tal y como ocurre con el SLK, el techo de este Mercedes está disponible en la misma pintura de la carrocería, en cristal o en el Magic Sky Control, que consiste en cristales tintados según la luminosidad del día.

Algunas alternativas al Mercedes SL podrían ser el Audi R8 Spider, el BMW Serie 6 Cabrio (con cuatro plazas), el Chevrolet Corvette Convertible, el Jaguar F-Type Convertible o el Maserati GranCabrio.

Frente a todos ellos, el SL tiene una estética especial. Su diseño ofrece distinción, con un capó largo, una zaga bastante ancha (de hecho ha crecido en 6 centímetros la anchura respecto a su antecesor). Asimismo, también ha mejorado en lo que a aerodinámica se refiere con un Cd que ha pasado de 0,32 a 0,27.

Siguiendo con el apartado de dimensiones, el SL presenta una longitud de 4,61 metros de largo, una anchura de 1,87 metros y una altura de 1,31 metros. Su distancia entre ejes es de 2,58 metros. Con estas medidas, si lo comparamos con el SL anterior, vemos que ha aumentado ligeramente –unos 5 centímetros- y es más aerodinámico: se ha pasado de un CX de 0,32 a 0,27.

Entre las novedades que incorpora este modelo en 2016 sobresale el ‘Active Body Control’. Se trata de una suspensión que inclina ligeramente la carrocería hacia el interior de la curva. Con esta solución, Mercedes-Benz evita que la carrocería balancee mejorando así el comportamiento.

Otra innovación es el sistema Magic Vision Control, que es una forma diferente de expulsar agua por medio de los limpiaparabrisas. Estos disponen de tres modos (verano, invierno y cabriolet) y en los extremos del limpiaparabrisas aparecen unos orificios de donde sale la cantidad necesaria de agua.

Una vez en marcha, el SL destaca por su enorme confort de viaje. A pesar de que las ventanillas no tienen marca, una vez que lo conduces a alta velocidad el ruido aerodinámico no se cuela en el interior del habitáculo. Incluso con el techo retirado el nivel de confort es alto ya que Mercedes ha incorporado elementos como el Airscarf, que expulsa aire caliente en la nuca para disminuir las turbulencias de aire frío cuando la temperatura exterior es más baja.

A favor

Potencia de los motores, diseño atractivo

En contra

Sólo dos plazas, precio elevado

Rivales