Precios de coches nuevos

Así es el Mercedes-Benz Clase X 350d: un ‘pick-up’ con corazón alemán que se fabrica en Barcelona

Subscribirse
Así es el Mercedes-Benz Clase X 250d.
Así es el Mercedes-Benz Clase X 250d.

Ya está disponible en España la motorización más potente de la gama del Mercedes-Benz Clase X, el X 350 d 4Matic. Nos encontramos con un ‘pick-up’ fabricado en España que equipa un motor V6 turbo diésel de 258 CV, con cambio automático y tracción total inteligente.

Al igual que el resto de la gama, el X 350d 4Matic se ensambla en Barcelona, algo que no es tan común cuando hablamos de la marca de la estrella. Sin embargo, la explicación es simple. El Clase X comparte desarrollo y chasis con el Nissan Navara, por lo que ambos modelos se montan en la factoría que la marca japonesa tiene en la ciudad condal.

Desde esta factoría sale la producción mundial del Clase X, que tiene en Sudáfrica su principal mercado, aunque en los próximos meses una factoría en Argentina cubrirá la demanda del continente sudamericano. En España la demanda es algo más discreta, en lo que llevamos de año se han vendido 350 unidades del Clase X.

En el perfil sí encontramos líneas que nos recuerdan al Nissan Navara.

En el perfil sí encontramos líneas que nos recuerdan al Nissan Navara.

Un dato curioso es saber que este coche no llegará a EE.UU, un mercado en el que este tipo de vehículo es muy común. La respuesta es bastante sencilla, un coche que para el gusto europeo es bastante grande, en América del Norte tiene un tamaño muy contenido, un segmento que está dominado por marcas de gama media y baja en EE.UU.

El Mercedes-Benz Clase X 350d 4 Matic está disponible con un precio de partida de 55.964€ para el acabado Progressive, por encima quedaría la gama Power por unos 3.000€ más.

Estos precios cuentan con IVA e impuesto de matriculación, gastos que se podrían deducir si el coche se adquiere como herramienta de trabajo por una empresa o un trabajador autónomo, un punto muy interesante para los clientes potenciales de este modelo.

Mecánica 100% Mercedes-Benz

La diferencia de este X 350d 4Matic reside en su interior, a diferencia del resto de la gama, la mecánica de este coche está completamente formada por elementos Mercedes-Benz, por lo que podemos decir que este Clase X sí es 100% Mercedes-Benz.

Además del motor 3.0 V6 de 258 CV, contamos con un cambio automático de 7 velocidades y convertidor de par, similar al que usan otros modelos de la marca, como el Mercedes-Benz GLE.

El motor V6 de 3 litros y 286 CV mueve con mucha soltura al Clase X, si hay barro de por medio la conducción es muy divertida.

El motor V6 de 3 litros y 286 CV mueve con mucha soltura al Clase X, si hay barro de por medio la conducción es muy divertida.

Otra de las diferencias mecánicas del X350d respecto al resto de la gama es la tracción total inteligente 4Matic. Mientras que en otras motorizaciones debemos seleccionar manualmente entre el modo 4×2 y el 4×4, en este 350d el sistema 4Matic mantiene la tracción total siempre activa, repartiendo de manera inteligente el par entre los dos ejes.

Capacidades en campo incontestables

Contamos además con un modo 4H (4 High), que simula el bloqueo del diferencial central mediante la electrónica, lo que permite limitar las pérdidas de tracción sin que el diferencial sufra al circular en carretera a alta velocidad.

Si queremos un bloqueo mecánico del diferencial central engranaremos el modo 4L (4 Low), lo que convencionalmente conocemos por reductora. Es ahí cuando el bloqueo de diferencial central es 100% efectivo, además contamos con una relación de marchas más bajas, lo que permite aprovechar mejor el par del motor.

De manera opcional y si aún necesitamos más efectividad en campo, podemos equipar un bloqueo físico del diferencial trasero por 595€, con este elemento podremos salir de un apuro aunque sólo contemos con dos ruedas en el suelo.

El Clase X se siente realmente cómodo en el entorno rural, aunque la carretera tampoco se le da nada mal.

El Clase X se siente realmente cómodo en el entorno rural, aunque la carretera tampoco se le da nada mal.

La verdad es que el trabajo que hace el conjunto de suspensiones en campo es envidiable. Filtran sin problema todas las irregularidades del terreno, y permiten circular por pistas en mal estado a un ritmo bastante elevado, ¡nos sentimos casi preparados para irnos al Dakar! Aunque probablemente no pasaríamos de la primera duna, menos con un servidor al volante…

La dirección es rápida e informa bien de la situación del terreno, a la vez que consigue eliminar las vibraciones de los caminos forestales.

Las cotas del Clase X ayudan mucho a superar obstáculos complicados, quizás el punto más negativo es su anchura y su longitud, los 1,92 m y 5,34 m respectivamente, le restan algo de agilidad en pasos complicados o pequeños.

El frontal es la parte del vehículo que más personalidad aporta al Clase X.

El frontal es la parte del vehículo que más personalidad aporta al Clase X.

Aún así sus ángulos son verdaderamente buenos, incluso con la suspensión de serie. Tenemos una altura libre al suelo de 20 centímetros, ángulos de entrada y salida de 24º y 25º y una capacidad de vadeo de 60 centímetros.

Para facilitar la conducción a los menos expertos, cuenta con un modo de conducción Off-road, que modifica el mapa motor para una entrega de potencia más progresiva.

Confort de marcha a la altura

Pese a que este vehículo está destinado principalmente a moverse por entornos complicados también debe ofrecer un confort de marcha que esté a la altura de la marca a la que representa.

Lo primero que hacemos antes de subir al Mercedes Clase X es mirar su eje trasero, que es rígido. Esto ofrece un buen rendimiento en campo, porque mejora los recorridos de la suspensión y la estabilidad del coche, sin embargo en carretera no ofrece los mismos resultados.

El otro punto a tener en cuenta sería la suspensión, normalmente en este tipo de vehículos nos encontraríamos un sistema de ballestas, la peor pesadilla para un conductor en carretera, más todavía si el vehículo va descargado.

En el interior cualquier conductor habitual de Mercedes se encontrará muy cómodo.

En el interior cualquier conductor habitual de Mercedes se encontrará muy cómodo.

Sin embargo, este clase X incorpora amortiguadores también en el eje trasero, con ello consigue sorprender gratamente al iniciar la marcha. Es un coche bien aislado y muy cómodo, sobre todo en las plazas delanteras.

Las ruedas traseras, a pesar de contar con un eje rígido, aportan estabilidad y siguen de manera neutra y segura las indicaciones del eje delantero. El chásis también tiene un comportamiento satisfactorio, y eso que es de largueros y travesaños.

La dirección es precisa, el cambio suave y el motor empuja con decisión y sin demasiada rumorosidad. Además el hecho de contar con varios modos de conducción nos permite convertir a nuestro clase X en un vehículo más eficiente, ágil o confortable según la situación.

Hay mucha amplitud en todas direcciones, y la calidad de los acabados está a la altura de lo que tenemos que esperar de un Mercedes, aunque evidentemente no es un Clase S. El funcionamiento del sistema de infoentretenimiento es muy similar al de otros modelos, por lo que los usuarios habituales de la marca se encontrarán rápidamente cómodos.

La dotación de seguridad también es completa, con algunos sistemas como el reconocimiento de señales que no se pueden encontrar en otros modelos del segmento.

Las plazas traseras se llevan la peor nota, su acceso es algo complicado y el espacio para las piernas dependerá notablemente de la posición de los asientos delanteros. Aún así ofrecen un espacio correcto para adultos de mediana altura, incluso en viajes medios y largos.

Capacidad de carga

Puesto que nos encontramos entre un híbrido entre el vehículo comercial y el turismo, la capacidad de carga y el volumen de almacenamiento son factores que debemos tener en cuenta.

El Clase X es capaz de cargar hasta 1.100 kg y remolcar pesos de hasta 3.500 kg. En la ‘cama’ trasera el espacio está estandarizado al igual que en otros modelos de la competencia, la superficie de carga tiene el tamaño de un europallet, el estándar del sector.

Hay múltiples alternativas para cubrir la 'cama' trasera.

Hay múltiples alternativas para cubrir la ‘cama’ trasera.

Además el espacio de carga trasero se puede cubrir de numerosas maneras con accesorios de Mercedes-Benz, que van desde simples persianas a carcasas duras, barras anti vuelco, etc.

De esta manera el Clase X se convierte en un vehículo altamente polivalente para cazadores, amantes de los deportes de aventura, o autónomos que decidan utilizar el mismo vehículo para su trabajo y su tiempo de ocio.

 

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.