Precios de coches nuevos

Land Rover Defender 2020

Nuevo
0.0 10
Puntúa
este coche
array(9) {
  ["rank_punt"]=>
  string(1) "-"
  ["rank_prec"]=>
  string(2) "26"
  ["rank_eco"]=>
  string(1) "-"
  ["rank_vent"]=>
  string(1) "-"
  ["rank_seg"]=>
  string(1) "-"
  ["rank_tam"]=>
  string(2) "34"
  ["rank_mal"]=>
  string(1) "-"
  ["ranking_url"]=>
  string(47) "https://www.cocheando.es/ranking-de-coches.html"
  ["url"]=>
  string(45) "https://www.cocheando.es/segmento/suv-grandes"
}
Cara neutral -º en Puntuación
Cara triste roja 26º en Precio
Cara neutral Sin datos en Ecología
Cara neutral Sin datos en Ventas
Cara neutral Sin datos en Seguridad
Cara triste roja 34º en Tamaño
Cara neutral Sin datos en Maletero
Desde
54.800€
Puntúa
este coche
Cara neutral -º en Puntuación
Cara triste roja 26º en Precio
Cara neutral Sin datos en Ecología
Cara neutral Sin datos en Ventas
Cara neutral Sin datos en Seguridad
Cara triste roja 34º en Tamaño
Cara neutral Sin datos en Maletero
Desde
54.800€
Distintivo ambiental (Etiqueta DGT)
Tipo de coche
SUV grandes
Tamaño
Grande

A favor

Estética atractiva y capacidades en campo.

En contra

En carretera puede acusar su diseño poco aerodinámico, el precio es elevado.

En septiembre de 2019 y coincidiendo con el Salón de Frankfurt, Land Rover presenta la nueva generación del Land Rover Defender. Se tratar de una renovación completa del modelo más icónico de la marca, que comenzó su andadura en 1947.

Este Defender sustituye a la generación que estuvo a la venta entre 1983 y 2016. Tras tres años fuera del mercado nos encontramos con una generación que cambia en todo, sobre todo en lo que se refiere a la estética, algo que no termina de convencer a todos los fans del modelo.

Las nuevas líneas del Defender son mucho más suaves y menos angulosas que las de su predecesor, sin embargo se mantiene ese aire de simpleza estética y de ‘coche cuadrado’. Esto ayuda considerablemente a los buenos ángulos de la carrocería para practicar conducción off-road.

De entrada contaremos con dos carrocerías denominadas 90 y 110, la primera mide 4,32 metros (4,58 m con la rueda de repuesto) de largo y cuenta con tres puertas. La segunda, se estira hasta los 4,75 metros (5,01 m si contamos la rueda de repuesto) e incorpora 5 puertas.

El ancho es igual para ambas carrocerías, 1,96 metros. Es una cifra generosa, lo que permite que en la primera fila de asientos se puede añadir una plaza central de pequeño tamaño que se puede convertir también en reposabrazos.

En el interior los cambios estéticos también son muy notables, ya que aquí el Defender da un salto de calidad y terminación que tiene por objetivo atraer a un grupo de clientes más ‘premium’. Es una de las grandes bazas de este nuevo modelo para superar en ventas a su predecesor, que quizás pecaba de espartano en exceso.

La nueva generación ofrece un habitáculo simple, pero con una buena carga tecnológica presente, por ejemplo estrena un sistema de infoentretenimiento, del que la marca asegura que es más ágil y genera menos distracciones que el que montan actualmente sus modelos.

El salpicadero se mantiene en una posición algo más baja de lo normal, esto permite tener una mejor visibilidad en situaciones off-road comprometidas. Está compuesto por dos barras horizontales que forman parte de la estructura del vehículo, esto le confiere un extra de rigidez.

En función de la carrocería elegida podremos contar con 5, 6 o 7 asientos. Se mantiene la opción de incorporar asientos laterales, una de las características más llamativas que siempre ha diferenciado al Land Rover Defender.

A nivel mecánico se ofrecen inicialmente mecánicas diésel y gasolina, aunque más adelante aparecerán versiones híbridas enchufables. Por el lado del gasóleo encontramos motores de cuatro cilindros y dos turbos desarrollan 200 y 240 caballos.

En gasolina contamos con un cuatro cilindros de 2 litros y 300 CV y un 4 litros de 400 CV, siendo la segunda una mecánica de seis cilindros turbo. Este motor más potente cuenta con un sistema de 48 V que microhibridiza el conjunto, por lo que probablemente obtendrá la etiqueta ECO.

La tracción es total y permanente, cuenta con bloque de diferencial central así como bloqueo activo del diferencial trasero de forma opcional. La caja de cambios es siempre de 8 velocidades y automática y se mantiene una reductora.

Para mejorar la tracción contamos con el sistema electrónico Terrain Response 2, que mediante varios programas modifica distintos parámetros del coche para obtener la mejor tracción en función de la superficie sobre la que circulamos.

El Defender utiliza un chasis de aluminio monocasco, por lo que abandona la configuración tradicional de largueros y travesaños, según la marca esta arquitectura es más rígida que la anterior, por lo que debería ofrecer mejores resultados en situaciones de estrés.

La suspensión también evoluciona, el eje trasero ahora es multibrazo, se abandona por tanto el eje rígido en pos de la comodidad. Opcionalmente se puede contar con un sistema neumático que incrementa la altura libre al suelo y mejor la capacidad de vadeo.

A favor

Estética atractiva y capacidades en campo.

En contra

En carretera puede acusar su diseño poco aerodinámico, el precio es elevado.

Rivales