El Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos pactan un plan de ayudas al coche eléctrico hasta 2020 que se financiará con el impuesto al diésel

Subscribirse
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras el acuerdo.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras el acuerdo.

El Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos han pactado incluir en el acuerdo de Presupuestos Generales (PGE) de 2019 un plan de ayudas al vehículo eléctrico “estable e ininterrumpido” hasta el año 2020.

Con este plan continuado (aquí tienes el enlace al acuerdo de presupuestos) lo que pretenden el Gobierno y Podemos es que las ventas de coches eléctricos “no se concentren en momentos determinados y/o queden paralizadas hasta la aprobción de nuevas ayudas, como sucede actualmente”.

En cuanto a la dotación del plan, según este acuerdo de Presupuestos Generales de 2019, será “el 30% de la mayor recaudación del impuesto de combustible de los vehículos diésel producida por el cambio normativo de dichas actuaciones”.

En la actualidad el coche eléctrico está a la espera de que se pongan en marcha las ayudas establecidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 que en su momento fueron aprobados por el PP.

Estas ayudas son un total de 66 millones de euros, de las que el ministerio de Industria, Comercio y Turismo gestionará 16,6 millones y el ministerio de Transición Ecológica se encargará de los 50 millones restantes a través del IDAE (Institudo para la Diversificación de la Energía).

Estas ayudas están aprobadas pero todavía siguen pendientes de su aplicación.

Por tanto, el acuerdo del Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos se sumaría a estas ayudas pactadas para 2018 y, de ser refrendado, comenzaría en 2019. Precisamente, para el próximo año 2019 sería también cuando comenzara el nuevo impuesto al diésel del que todavía el Gobierno no ha comunicado todos los detalles.

Según las estimaciones realizadas por medios especializados, el nuevo impuesto al diésel permitiría recaudar algo más de 2.000 millones de euros anuales.

Impuesto al diésel

La llegada de este nuevo impuesto al diésel, aunque todavía no se ha concretado es algo que el Gobierno de Pedro Sánchez lleva avanzando desde hace ya varias semanas.

La primera persona del Gobierno que abrió la veda con las declaraciones del impuesto al diésel fue de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quién señaló en el mes de julio que “el diésel tiene los días contados” y que hay que buscar “una salida”.

Estas declaraciones, a su vez, tuvieron una respuesta inmediata por parte de la industria, ya que fueron muy criticadas. En este sentido, la asociación nacional de fabricantes (Anfac) señalaba poco después que estas declaraciones de la ministra traerán “graves consecuencias” para el sector del automóvil que da empleo a 40.000 personas de forma directa y cuenta con 17 fábricas en España.

Lejos de marcha atrás, sin embargo, el Gobierno de Pedro Sánchez continuaba días después con su particular ‘guerra’ al combustible diésel. En esta ocasión la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya señalaba que el Gobierno estaba estudiando una subida de impuestos al diésel para equipararlo con los precios de la gasolina.

Y finalmente Pedro Sánchezpresidente del Gobierno, confirmaba en septiembre el impuesto al diésel y lo hacía volviendo a criticar al gasóleo. En una entrevista en la Cadena Ser, realizada por Pepa BuenoPedro Sánchez ha señalado que el “diésel es un combustible altamente contaminante”.

Crecimiento del 64% de los eléctricos

En cuanto a las ventas de eléctricos, entre los meses de enero y septiembre de 2017, en España se han vendido un total de 8.756 vehículos eléctricos. Esta cifra se corresponde con un crecimiento del 64% respecto al mismo período del año anterior.

Más voluminoso es el volumen de matriculaciones de híbridos en España. En estos nueve primeros meses del año, se han comercializado un total de 56.988 unidades de híbridos en España, lo que supone un crecimiento del 40% respecto al mismo período del año anterior.

En total, si sumamos las ventas de eléctricos y de híbridos, en España se comercializaron un total de 65.744 unidades entre enero y septiembre de 2018, lo que supone un incremento del 43% respecto al mismo período del año anterior.

Fin del gestor de carga

Ese pacto de Gobierno y podemos tiene como continuación la medida adoptada hace unos días y que eliminaba la figura del gestor de carga. En concreto, fue en el pasado Consejo de Ministros del 5 de octubre cuando el Gobierno también aprobó la eliminación del gestor de carga, lo que facilitará la instalación de puntos de recarga de coches eléctricos a partir de ahora.

El gestor de carga era una figura que se estableció en la Ley del Sector Eléctrico y que obligaba a cualquier entidad que quisiera comercializar electricidad a darse de alta como gestor de carga. Esta normativa ha sido siempre criticada y considerada como una ley muy rígida que ha impedido incentivar esta actividad.

Multiplicar por tres los puntos de carga

No obstante si tanto el Gobierno como las principales asociaciones buscan aumentar la demanda del coche eléctrico, también tendrán que trabajar en incrementar el número de puntos de recarga en España.

Así lo ha señalado Mario Armero, quién ha afirmado que si España quiere tener un 30% de cuota de mercado de coches eléctricos en 2030, como se ha propuesto, entonces serán necesarios cerca de 15.000 puntos de recarga. Esto supone multiplicar por tres (un 300% más) el número de puntos de recarga actuales, que son cerca de 5.000 puntos.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.