Precios de coches nuevos

Nos vamos al Desierto de Tabernas con los SUV de Citroën

Subscribirse
Un Citroën C5 Aircross cruzando La Alpujarra almeriense.
Un Citroën C5 Aircross cruzando La Alpujarra almeriense.

Desde Citroën se muestran muy confiados en las capacidades ruteras de sus  SUV, el ya conocido C3 Aircross y el nuevo C5 Aircross. Gracias a sistemas como el Grip Control la marca francesa asegura que son vehículos capaces de llegar donde otros no llegan.

Para demostrarlo nos han citado en el Desierto de Tabernas, dentro de la provincia de Almería, un entorno hostil y muy cinematográfico que ofrece unas condiciones perfectas para demostrar de lo que son capaces estos dos modelos.

El concepto 'todocamino' cada vez se diluye mas, los SUV de Citroën no quieren renunciar a su espíritu aventurero.

El concepto ‘todocamino’ cada vez se diluye mas, los SUV de Citroën no quieren renunciar a su espíritu aventurero.

Durante los dos días de pruebas tuvimos oportunidad de probar ambos coches con distintas motorizaciones y en múltiples situaciones: circulación por autopista, pistas rotas, cauces secos o pueblos costeros. Estas son nuestras sensaciones.

En carretera

A velocidades de crucero y en vías rápidas el Citroën C5 Aircross se muestra muy cómodo. Ofrece un confort de rodadura muy elevado y un aislamiento acústico muy elevado, la dirección está muy asistida, pero ofrece una precisión suficiente para no tener que corregir la trazada.

Evidentemente esta sensación de confort tan positiva se debe al buen funcionamiento de los amortiguadores progresivos hidráulicos del C5 Aircross. Este sistema sustituye a la conocida suspensión hidroneumática de la marca, es más simple, pero ofrece unos resultados muy convincentes y un coste considerablemente más bajo.

La suspensión del C5 Aircross, es muy suave, esto provoca que la inclinación en curva sea perceptible, pero el comportamiento del coche sigue siendo muy noble.

La suspensión del C5 Aircross, es muy suave, esto provoca que la inclinación en curva sea perceptible, pero el comportamiento del coche sigue siendo muy noble.

En términos de motorizaciones hemos circulado con los propulsores de gasolina de 130 y 180 CV. El primero ofrece una respuesta correcta, pero si vamos a circular cargados es más recomendable el tetracilíndrico de 180 CV.

Por su parte, el C3 Aircross también ofrece buenos resultados en carretera, a pesar de contar con un sistema de suspensión ‘tradicional’. Sus reacciones son correctas y ofrece una estabilidad digna de un coche de segmento superior.

A pesar de ser pequeño, el C3 Aircross se defiende muy bien en carretera.

A pesar de ser pequeño, el C3 Aircross se defiende muy bien en carretera.

Pudimos conducir el motor de gasolina Puretech de 110 CV, se trata de un propulsor atmosférico que tiene un comportamiento suave y agradable, su sonoridad es también bastante modesta. Este motor se puede asociar a un cambio automático de 6 velocidades, pero nosotros probamos la caja manual, que es muy cómoda pero que cuenta con unos recorridos algo largos.

El habitáculo es muy amplio, pero está peor insonorizado, por lo que el ruido de rodamiento y el aerodinámico son más perceptibles. El maletero es muy generoso, con 520 litros en su posición más espaciosa ofrece unas cifras muy correctas para un coche de apenas 4 metros de largo.

En campo

Como decíamos, Citroën asegura que sus dos SUV son coches capaces de aventurarse por terrenos complicados, a pesar de no poder contar con tracción total incorporan una serie de elementos que en teoría nos pueden sacar de un aprieto.

El más destacado es el Grip Control, un sistema de control de tracción que ofrece distintos modos de funcionamiento dependiendo de las características del terreno en el que circulamos. Hay cuatro modos disponibles: Automático, Arena, Todocamino y Nieve. Además, el conductor siempre puede decidir cuándo desconectar totalmente el control de tracción.

Los dos SUV de Citroën cuentan con control de descenso de pendientes.

Los dos SUV de Citroën cuentan con control de descenso de pendientes.

Esta ayuda electrónica está disponible tanto en el Citroën C5 Aircross como en el Citroën C3 Aircross, y sin obrar milagros, puesto que jamás podrá sustituir a un sistema de tracción total, si permite gestionar de manera más efectiva la tracción de las ruedas delanteras, lo que nos puede sacar de apuros en más de una ocasión.

Otra ventaja de los SUV Citroën fuera del asfalto es su altura libre al suelo, el C3 Aircross tiene 17,5 cm mientras que el C5 Aircross ofrece unos considerables 23,2 centímetros libres, una cota mejor que la de algunos 4×4.

Tanto el C3 como el C5 Aircross cuentan con paragolpes y protecciones laterales.

Tanto el C3 como el C5 Aircross cuentan con paragolpes y protecciones laterales.

Las protecciones laterales de las puertas o ‘Airbumps’ también ayudan a circular por caminos complicados, donde es frecuente que salten pequeñas piedras a nuestro paso. Y es que el aspecto general de estos dos coches es algo más robusto que el de otros modelos de la competencia, lo que ayuda a avanzar entre ramas y piedras de una manera más despreocupada.

La suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos ayuda a circular sobre terrenos rotos.

La suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos ayuda a circular sobre terrenos rotos.

Es interesante saber que de serie ninguno de los dos modelos cuenta con una rueda de repuesto, un elemento que se puede incluir de manera opcional y que nos puede salvar en caso de sufrir un pinchazo mientras circulamos por caminos y pistas.

El C5 Aircross se vuelve a desmarcar de su hermano pequeño gracias a la suspensión. Los amortiguadores progresivos hidráulicos ofrecen un filtrado de las imperfecciones muy bueno, lo que permite circular de una manera muy cómoda por terrenos irregulares. En mi opinión este elemento marca una clara diferencia a la hora de abandonar el asfalto.

Almería ofrece grandes contrastes, los SUV de Citroën se adaptan sin problema.

Almería ofrece grandes contrastes, los SUV de Citroën se adaptan sin problema.

La provincia de Almeria ofrece una serie de paisajes y condiciones ideales para poner a prueba estos dos modelos franceses. Nos hemos enfrentado a La Alpujarra, una sucesión de valles secos y duros que anticipan la grandeza de Sierra Nevada, hemos visitado el árido Desierto de Tabernas y hemos conocido el Cabo de Gata. Sol, playa, montaña y desierto, una mezcla que encaja perfectamente con el espíritu de los SUV de Citroën.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.