Precios de coches nuevos

¡¡¡Ya es oficial!!! PSA (Peugeot, Citroën y Opel) y FCA (Fiat y Jeep) se fusionan para convertirse en el cuarto constructor mundial de automóviles

Subscribirse
Logos de PSA (Peugeot, Citroën, DS y Opel) y FCA (Fiat, Chrysler y Jeep).
Logos de PSA (Peugeot, Citroën, DS y Opel) y FCA (Fiat, Chrysler y Jeep).

Los grupos automovilísticos PSA (PeugeotCitroën y Opel) y FCA (FiatJeep y Chrysler) han anunciado hoy viernes 31 de octubre su fusión con la intención de crear un nuevo grupo a escala global.

Según informaron ambas empresas, los consejos de vigilancia de las dos firmas han aceptado trabajar para una fusión entre ambas, con una participación en la misma del 50% por cada una de ellas. La previsión es que se firme un memorando de entendimiento en las «próximas semanas».

De concluir de forma positiva estos trabajos, Grupo PSA y Fiat Chrysler crearían el cuatro grupo de automoción mundial, con unas ventas combinadas de unos 8,7 millones de unidades al año y una facturación en el entorno de los 170.000 millones de euros al año. Con estas cifras de ventas estaríamos hablando del cuarto constructor mundial de automóviles.

Una de las razones de este acuerdo es que PSA obtendría una mayor fuerza en mercados como el norteamericano, donde está mucho más presente FCA, con la marca Jeep.

Por su parte, FCA también ganaría en otros aspectos como la electrificación, puesto que en este apartado PSA está más avanzada. Esta fusión no sólo afecta al área de turismos, sino también a las áreas de lujo y de vehículos comerciales.

Según ambas compañías con esta fusión se podrían lograr cerca de 3.700 millones en sinergias sin «cierres de plantas», señalan en el comunicado. Las compañías capitaneadas por Carlos Tavares y John Elkann estiman que el 80% de estas sinergias se podría alcanzar en un período de cuatro años, aunque calculan un ahorro de 2.800 millones de euros que se anotará en el momento de completar la operación.

El presidente de FCA, John Elkman, pasaría a ser el presidente de la nueva compañía, mientras que el consejero delegado sería Carlos Tavares, actual presidente de PSA. El resto del consejo de administración estaría compuesto de seis miembros del grupo dueño de Peugeot y cinco procedentes de la compañía propietaria de Fiat.

Como parte del trato, PSA pagaría 3.000 millones de euros a sus accionistas procedentes de la venta de una parte de Faurecia. FCA abonaría a sus accionistas en dividendos un total de 5.000 millones de euros, mientras que distribuiría las ganancias obtenidas de la venta de Comau, valorada en 250 millones de euros.

Sin cierre de plantas

El comunicado conjunto de las dos empresas recoge de forma clara que la formación de este grupo conjunto no conllevará el cierre de plantas y la intención es que la nueva corporación resultante tenga su sede en Países Bajos.

El nuevo grupo formado por PSA y FCA cotizará en los índices Euronext (París), así como en Milán y en Nueva York. Además, podría continuar manteniendo «presencia significativa» en las actuales localizaciones de la firma en Italia, Francia y Estados Unidos.

A raíz de esta fusión, el consejo de administración de la nueva compañía estará formado por once miembros y contará con John Elkann, presidente de FCA, como presidente, mientras que Carlos Tavares, máximo responsable de Grupo PSA, será el consejero delegado por un período de cinco años.

Tavares explicó que la convergencia de las dos firmas aporta «valor significativo» a los accionistas y «abre un futuro brillante» a la nueva empresa combinada, mientras que el consejero delegado de Fiat Chrysler, Mike Manley, indicó que FCA tiene una «larga historia» de cooperación «exitosa» con PSA y se mostró convencido de que podrán crear una «compañía líder de movilidad global».

Suben en Bolsa

Durante la jornada del jueves PSA y Fiat Chrysler Automobiles (FCA) se han disparado en Bolsa un 4,53% y un 9,53%, respectivamente, tras confirmar que están inmersos en negociaciones para una posible fusión, lo que daría lugar a un consorcio con valor de unos 50.000 millones de dólares (45.454 millones de euros).

Los títulos de PSA finalizaron la jornada con un precio de 26,05 euros, lo que supone un aumento de 1,13 euros en comparación con el cierre de 24,92 euros por acción del día anterior.

Durante la negociación en el parqué de París, las acciones de la compañía alcanzaron un precio máximo de 27,06 euros, mientras que la cota mínima fue de 25,45 euros.

Por su parte, en la Bolsa de Milán, FCA finalizó la negociación con un precio de sus acciones de 12,87 euros, lo que se traduce en una subida de 1,12 euros si se compara con el cierre de la jornada anterior, que se situó en 11,75 euros. El rango del día fue de 12,61-13 euros.

El Gobierno galo, accionista de PSA

Una de las partes que ha estado en todo momento pendiente de las negociaciones ha sido el Gobierno francés, algo que es completamente comprensible puesto que el Gobierno francés tiene una participación del 12,2% en PSA al estar conformado por las marcas francesas Peugeot, Citroën y DS, así como por Opel/Vauxhall.

En este sentido, el Gobierno francés considera que esta operación «confirma el movimiento de consolidación global de la industria automovilística», un paso que cree «necesario» y en el que Francia «quiere tomar partido».

El Estado francés ha trasladado así que seguirá «con atención y con una postura abierta» estos movimientos entre ambos grupos, con el fin de que, de confirmarse, preserve los intereses del Banco Público de Inversiones (BPI), a través del cual canaliza su inversión en PSA, y el mantenimiento de la industria en el país.

Los sindicatos, a la espera

Quienes nos han mostrado tanta conformidad en esta operación han sido los sindicatos de la planta del Grupo PSA en Vigo. Estas organizaciones de los trabajadores han pedido «cautela» después de que el consorcio automovilístico confirmara las negociaciones, si bien han mostrado su temor a que esta operación suponga el cierre de «alguna fábrica».

Así, la representante de UGT, Ana Belén Valiño, no ha querido realizar este miércoles una «valoración precipitada», por lo que ha asegurado que este jueves su sindicato pedirá a la dirección de la empresa más información, ya que «se ha enterado por la prensa y por un correo de la compañía».

«Siempre y cuando se respeten las condiciones de los trabajadores y no conlleve una pérdida de empleo o una medida traumática lo valoramos positivamente, si se trata de una medida de refuerzo, para reforzar el grupo», ha subrayado Valiño en declaraciones.

Tras pedir «cautela» por la falta de información, ha indicado que es una «tendencia» en los últimos años que las grandes marcas se agrupen para «reducir competencia». «Siempre que sea para mejor no lo veríamos mal», ha sentenciado.

Para el representante de la CUT, Vitor Mariño, desde el punto de vista empresarial una posible fusión sería una «buena noticia» porque «ayudaría a competir con grandes grupos» y a «abaratar costes».

Sin embargo, tal como ha declarado, desde el punto de vista sindical podría implicar «el cierre de alguna fábrica y la pérdida de empleos». «Entendemos que es lo que suele pasar cuando hay fusiones entre bancos, por ejemplo. Las consecuencias podrían ser que en países donde hay muchas fábricas (como es el caso de España) podría darse el cierre de alguna de ellas», ha lamentado.

En este sentido, se ha mostrado a la «expectativa» de tener más información sobre el tema para realizar un «análisis más amplio» de la situación, pero ha augurado que desde el punto de vista social «tendrá consecuencias» si la política de FCA «es la de pelear entre plantas» como, a su juicio, es la de PSA.

En la misma línea ha hablado el responsable de Industria de Comisiones Obreras (CC.OO.), Celso Carnero, quien ha declarado estar «a la espera» de lo que pueda ocurrir, aunque desde su sindicato «hace tiempo que han analizado el sector, donde ya se preveía este tipo de fusiones».

Para él, en un futuro a nivel mundial «quedarán 4 o 5 marcas importantes» de coches. «El cambio de modelo hacia el futuro vehículo eléctrico y las limitaciones en las emisiones de gases, son las que impulsan la aceleración de las fusiones entre marcas. En el trasfondo de estas fusiones está la agrupación de proveedores de componentes para buscar el abaratamiento de los mismos», ha sentenciado Carnero.

Cuarto constructor

El grupo resultante de FCA y PSA crearía uno de los grandes grupos de automoción, valorado en 50.000 millones de dólares, unos 45.000 millones de euros al cambio actual. Así lo han anunciado hoy ambas compañías en un comunicado conjunto.

A la hora de analizar cada una de las compañías vemos que el grupo FCA es el que más vende con un total de 4,5 millones de unidades en 2018, lo que supuso un descenso del 0,37% respecto a 2017. Por su parte, el Grupo PSA en 2018 obtuvo unas ventas de 3,9 millones de unidades en 2018, lo que significó un 6,76% más que en el ejercicio anterior.

Por tanto, de confirmarse esta operación estaríamos hablando del cuarto grupo automovilístico mundial con un total de 8,7 millones de unidades vendidas y solo por detrás del Grupo Volkswagen (10,8 millones de unidades vendidas), Renault-Nissan-Mitsubishi (10,76 millones de unidades) y el Grupo Toyota (10,56 millones de unidades).

De ser así, por tanto superarían a otros fabricantes como General Motors, con 7,94 millones de unidades, HyundaiKia, con 7,39 millones de unidades o Ford con 5,9 millones de unidades.

En cuanto a las razones de esta posible fusión, el principal argumento es establecer sinergias de plataformas y motores, lo que podría suponer abaratar el lanzamiento de nuevos modelos. Además, también podría permitir mejor competitividad a la hora de negociar con proveedores, así como poder reducir costes y aumentar la investigación en I+D, producción y equipos.

El Grupo PSA tiene experiencia en este sentido puesto que en 2017 formalizó la compra de Opel por una cifra cercana a los 2.200 millones de euros. Desde entonces, el desarrollo de modelos con elementos comunes ha sido un éxito como es el caso, por ejemplo, del nuevo Peugeot 208 y el nuevo Opel Corsa.

A continuación detallamos cómo quedaría el nuevo orden en lo que a ventas de 2018 se refiere:

1) Grupo VW | 10,83 millones de unidades | +0,9%
2) Renault-Nissan-Mitsubishi | 10,76 millones de unidades | +1,4%
3) Grupo Toyota | 10,56 millones de unidades | +2%
4) FCA + PSA | 8,7 millones de unidades
5) General Motors | 7,94 millones | -4,86%
6) Hyundai-Kia | 7,39 millones de unidades | +1,93%
7) Ford | 5.986.000 millones de unidades | -9%
8) Honda | 5,16 millones de unidades | -0,08%
9) Suzuki | 3,05 millones de unidades |+5,54%
10) Grupo BMW | 2,49 millones de unidades | +1,1%
11) Grupo Daimler | 2,43 millones de unidades | + 0,6%

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.