Precios de coches nuevos

Ford S-Max 2011

2ª mano
7,1/10
Puntuación media según 1 opiniones de expertos
7.1 10 1
Puntúa
este coche
7,1/10
Puntuación media según 1 opiniones de expertos
Puntúa
este coche
Desde
27.600€
Distintivo ambiental (Etiqueta DGT)
Tipo de coche
Monovolúmenes grandes
Tamaño
Grande
Largo/ancho/alto
4,8/1,9/1,7 metros
Maletero
285 l.

A favor

Gran habitabilidad, tres filas de asientos y capacidad para siete personas y buen comportamiento.

En contra

Precio elevado y tercera fila con asientos sólo válidos para recorridos cortos.

Este Ford S-Max se corresponde con la primera generación de este modelo. Desde 2015 Ford comercializa un nuevo S-Max de segunda generación. Por lo tanto, este S-Max que aquí ves sólo lo puedes encontrar como un modelo de segunda mano.

Comenzando por sus medidas, el S-Max mide 4,77 metros de longitud, 1,88 metros de anchura y 1,66 metros de altura. Su distancia entre ejes es de 2,85 metros. Con estas dimensiones, el S-Max es un rival directo de modelos como el Seat Alhambra o el Volkswagen Sharan. También recientemente Renault ha presentado en esta categoría el Renault Espace.

De serie el Ford S-Max viene equipado con siete asientos, aunque también se puede escoger la configuración de cinco asientos como opción. La tercera fila de asientos permite transportar a adultos aunque durante recorridos cortos.

En cuanto a los motores el S-Max está disponible con los siguientes motores diésel:

1.6 TDCi de 115 CV
2.0 TDCi de 140 CV
2.0 TDCi de 163 CV
2.2 TDCi de 200 CV

Asimismo, la gama de gasolina se compone de las siguientes versiones:

2.0 Flexifuel de 145 CV
1.6 EcoBoost de 160 CV
2.0 ECoBoost de 203 CV
2.0 EcoBoost de 240 CV

A favor

Gran habitabilidad, tres filas de asientos y capacidad para siete personas y buen comportamiento.

En contra

Precio elevado y tercera fila con asientos sólo válidos para recorridos cortos.

Opinión de medios expertos

7,1

/10
Cocheando analiza diariamente lo que se publica acerca de este coche en revistas, diarios y webs para recoger aquí las principales conclusiones. La puntuación final es la nota media de las publicaciones analizadas.
Cocheando

Cocheando

por Cocheando -

El Ford S-Max es un modelo ideal para todo aquel que busque un monovolumen de gran tamaño con tres filas de asientos y capacidad para transportar a siete personas. Entre sus puntos fuertes, además de la habitabilidad, destacan la modularidad y, sobre todo, el comportamiento. Eso sí, tienes que tener en cuenta que este modelo sólo está disponible como segunda mano. En el caso de que busques algo nuevo, entonces deberás optar por el S-Max de 2015, la segunda generación de este monovolumen.


Opiniones de usuarios

El coche es tremendamente espacioso y tiene un maletero enorme, muy aprovechable, gracias a sus formas muy regulares y limpias. Cada fila de asientos, que son ergonómicos y muy cómodos -salvo los dos abatibles que se embuten en el piso del maletero- está sobreelevada respecto a la precedente, lo que permite a todos ver la carretera y hace más agradable el viaje a sus ocupantes. Además, dispone de amplias superficies acristaladas, algo muy importante para viajar con niños y también para evitar mareos. El motor, mi S-Max es de primera generación, es tosco, pero cumple bien su cometido, y tiene unos consumos razonables, para las dimensiones y el peso del vehículo. Las marchas están bien escalonadas, con una tercera muy elástica, una cuarta que entra a 50 km/h; la quinta, a 70-80, y la sexta, a 90-100. Dispone de bastantes espacios para guardar objetos y vaciar los bolsillos. Hay dos huecos bastante amplios en el suelo, bajo los pies de los ocupantes de las plazas de la segunda fila. Pero quizá lo mejor del coche sea el mantenimiento: cambio de correa de distribución a los 250.000 km y los amortiguadores siguen cumpliendo su papel de forma más que razonable pasados los 220.000 km. Incluso pisándole, el coche tiene un comportamiento noble a pesar de la veteranía de las suspensiones. En la parte negativa tengo que citar el peso del monovolumen, dos toneladas son muchos kilos, a pesar de que el motor las mueva con alegría y, esto, se refleja en el consumo. Lo que me resulta más molesto es el ruido aerodinámico en autovía y autopista, en parte debido a los grandes retrovisores. Otro aspecto mejorable es el poco giro de la dirección, que le resta maniobrabilidad a la hora de aparcar o moverse por espacios exiguos. También es incómodo no disponer de un espacio para dejar la barra del cubremaletero, aunque no descarto que quepa en el hueco que existe en el piso, entre la segunda fila de asientos y el suelo sobreelevado del maletero. Aún no lo he probado. Otro aspecto criticable es que el piso del maletero, al menos en la versión de siete plazas, está más elevada que el borde de la boca de carga, de forma que si hay objetos sueltos, es fácil que rueden hasta quedar apoyados en el portón y caigan al suelo al abrirlo. Tampoco está muy logrado que las piezas de aspecto metálico son de plástico ROJO (ha leído usted bien, rojo), con un recubrimiento acrílico que, en algunas teclas se desprende con facilidad. Me consta que en la segunda generación esto se ha corregido y que lo que parece de metal, es de metal. En definitiva, un vehículo familiar muy conseguido, que a una estética agradable une su comodidad y amplitud interiores, en mi caso con siete plazas, un maletero muy grande y aprovechable, y un dinamismo sorprendente para un vehículo de sus dimensiones.