Precios de coches nuevos

Luis Moya: «después de 20 años, cada semana, me recuerdan el ‘trata de arrancarlo Carlos’”

Subscribirse
Luis Moya en un momento de su intervención en la escuela de conducción de Volkswagen.
Luis Moya en un momento de su intervención en la escuela de conducción de Volkswagen.

Luis Moya es sinónimo de vitalidad. Tiene tanta energía que es difícil seguir su ritmo. Excopiloto , exbicampeón del mundo de rallys, deportista tenaz… Hablamos con este gallego de 57 años durante la última edición del Volkswagen Driving Experience, la escuela de conducción de la marca alemana, celebrada en el circuito del Jarama.

La operación

Lo primero que queremos es preguntarte por tu salud. Tras la operación de tres aneurismas estas Navidades… ¿Cómo estás ahora? ¿Qué tal te encuentras?
Francamente bien, la verdad. Esto fue el 5 de enero de este año y ya han pasado seis meses. Ahora el 25 de junio me tengo que hacer un nuevo control. Tenía que haberlo hecho antes y lo he demorado un poco para poder estar en este y otros eventos de Volkswagen… Pero vamos, que debería estar todo bien…

¿Haces ya vida normal?
Sí, hago vida normal. Lo único que no hago es deporte con la intensidad de antes. Piensa que hasta el año pasado competía en travesías de natación de larga distancia. Así que ahora sigo haciendo ejercicio –media hora por la mañana y media hora por la tarde- y nado unos 1.800 metros –otra media hora-… Pero no subo de pulsaciones. Sólo en la bici subo un poco más hasta 120 pulsaciones cuando hago rodillo. Pero no paso de ahí porque me dijeron que no pasara de esas pulsaciones… Además, creo que dejar de competir a los 57 años, cuando he competido desde los 23 años, me parece bastante prudente…

No obstante, eres un deportista nato… Hemos leído que haces 300 abdominales…
Sí. Los copilotos de mi época tenemos la espalda ‘tocadilla’. Esto se debe a que los coches de rallys de entonces tenían una suspensión muy dura, prácticamente rígida. Por eso los coches no se movían nada.

Luis Moya señala que trabaja en la escuela de conducción con mucha satisfacción y ganas porque enseña a la gente a ser mejores conductores.

Luis Moya señala que trabaja en la escuela de conducción con mucha satisfacción y ganas porque enseña a la gente a ser mejores conductores.

Y… ¿todos los días?
Las hago por la mañana, nada más despertarme, me lavo los dientes y me pongo con los abdominales esté donde esté. Tanto si me pilla en casa como en un hotel. Pongo una toalla o algo en el suelo para no hacerme daño y listo. Hacer 300 abdominales me lleva unos ocho minutos y algo… Es la mejor forma de calentar y que no me duela la espalda. Así arranco el día.

Dices que siempre ves lo positivo de la vida… ¿Qué has sacado de positivo de la enfermedad?
Lo más positivo ha sido mi actitud en el hospital, que fue muy buena. Y no porque lo diga yo, sino porque lo decía el médico, Ángel Martínez Muñiz, que es una eminencia.

¿Y cómo fue la operación?
Me operó un neurorradiólogo desde la ingle, es decir que no me abrieron la cabeza. No fue un neurocirujano. Este doctor, además, fue compañero de mi padre, que también fue médico. Yo creo que, además, mi padre donde quiera que esté ahora, me mandó un mensaje diciéndome: “Luis a ti te va operar Ángel que es amigo mío y te va a operar en La Coruña”.

¡Vaya casualidad!
Sí, además, el doctor me decía. Luis me estoy encariñando contigo y esto no tiene que pasar con un paciente. Pero es que tienes una actitud extraordinaria. Yo en todo momento que estuve en el hospital siempre pensaba en positivo, nunca en negativo

¿Y en qué pensabas?
Fíjate yo sabía, antes de la operación, que la segunda causa de muerte en el mundo son los accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, cuando estaba en el hospital no lo pensaba. Sólo quería recuperarme. Los médicos que me decían que tenía una actitud magnífica. Sin embargo, yo le decía, vosotros habéis hecho vuestro trabajo. Ahora yo tengo que hacer el mío. Además, estoy convencido de que el deporte y la actitud que he tenido en toda mi vida me ha ayudado mucho.

Por tanto, ¿el haber hecho tanto deporte ha sido clave?
Creo que gracias al deporte he salido de esta. El deporte me ha salvado. Y también el ser positivo, que en mi caso viene de fábrica. Cuando corría un rally y llamaba a casa, mi madre me decía Luis da gusto hablar contigo porque, tanto si habéis perdido como si habéis ganado, siempre nos mandas un mensaje positivo.

Ser positivo, un estilo de vida

Siempre positivo, entonces…
Imagínate si soy positivo, que desde el año 98 –es decir desde hace 20 años- todas las semanas alguna vez me recuerdan la frase famosa que le dije a Carlos Sainz de “Trata de arrancarlo por Dios”. Y yo en cambio esto lo recuerdo como algo positivo, porque de lo contrario, mi vida sería un drama.

¿Y qué hay de positivo en aquello?
Pues pienso que es positivo porque, aunque aquello sabíamos que no iba a arrancar en la vida porque había un agujero en el bloque, mi primera reacción fue pedirle a Carlos que intentara arrancarlo, para conseguir el objetivo de llegar a la meta y ganar el tercer campeonato. Luego, claro, me cabreé, soy latino y tengo carácter, lancé el casco… Pero me quedo con la primera reacción.

Luis Moya se define un conductor tranquilo al volante. De hecho afirma tener todos los puntos del carné.

Luis Moya se define un conductor tranquilo al volante. De hecho afirma tener todos los puntos del carné.

La enfermedad, además, nos ha permitido ver la estrecha relación que tienes con Carlos Sainz. Estabais emocionados los dos, tú por salir del hospital y el por el Dakar…
Con Carlos mi relación es extraordinaria. Fíjate que curioso que yo ingresé en el hospital el día 4 de enero y el Dakar arranca el día 6. Y él gana el Dakar el día 20 y yo salgo del hospital el mismo día 20. Con lo cual parecía que el destino quería que pasaran estas cosas
a la vez. Él terminó el Dakar visiblemente emocionado y yo salí del hospital igual de emocionado.

¿Podías seguir el Dakar desde el hospital?
Con Carlos hablé desde la UCI. Fue con la única persona que hablé, además de mis hijos y mi mujer, que entrada y me traía el teléfono. Y, aunque me costaba mucho leer, conseguía saber cómo iba Carlos.

Seguro entonces que Carlos Sainz ha contribuido con su victoria a que te recuperes…
Pues seguro… Además, me ha dicho que tenemos que hacer todavía muchas carreras juntos, aunque bueno, eso ya no sé si me dejarán los médicos –me gustaría hacer un rally de clásicos- porque la prioridad es mi salud. No obstante, ahora cuando el día 25 me hagan el contraste, la arteriografía y me chequeen, me dirán a ver cómo estoy y qué puedo hacer y qué no puedo hacer. Pero bueno mientras que pueda seguir haciendo la vida y el deporte de ahora soy más que feliz.

Embajador de Volkswagen

¿Qué relación tienes con Volkswagen?
Soy embajador de Volkswagen.

¿Y qué hace un embajador?
Pues en este caso lo primero que hago es invitar a toda la gente a que se apunte a hacer cursos de conducción. ¡Hombre, como es lógico yo defiendo los cursos de Volkswagen Driving Experience y diría que hicieran el nuestro!

¿Por qué es necesario hacer un curso de conducción?
Pues porque hay muchos accidentes de tráfico y aunque en España hemos mejorado muchísimo, queda mucho por hacer, todavía. Y queremos formar a la gente para que sean mejores conductores.

¿Qué se aprende en uno de estos cursos?
Pues mira un día mi hijo me llevaba al aeropuerto en el coche. Íbamos a 100 km/h y entró en una curva que tenía contraperalte. Y se conoce que había aceite o algo parecido porque el coche comenzó a derrapar. Y mi hijo, con total naturalidad, hizo un contravolante y salvó la situación. Además, me dijo: “Ves papá, viste lo que hice”. Pues bien, esto lo ha aprendido en estos cursos de conducción. Aprendes a salvar situaciones de riesgo.

Aprendes entonces a controlar un coche en situaciones límite…
Trabajas sobre todo lo que tienes que hacer y aprendes lo que no tienes que hacer. Por eso los que estamos en estos cursos trabajamos con tanta satisfacción y le ponemos tantas ganas.

¿Cuál es el error más común?
Uno de los errores más comunes que hacen los alumnos -que es muy obvio y básico- es el campo de visión. Es decir dónde debemos mirar. Fíjate en las motos como, por ejemplo, Marc Márquez o Lorenzo cuando están en la curva levantan la cabeza. Esto es porque no miran la curva sino más allá. Por eso es muy importante ir bajo en un coche. Mucha gente piensa que yendo alto va más segura y es, al revés. Yendo alto tiendas a mirar el morro y lo que hay que hacer es mirar lejos. Si miras cerca todo pasa más rápido. Si miras lejos las cosas van más despacio.

¿Debería haber más formación en Seguridad Vial?
En España ahora somos mejores conductores, pero sí debería haber más formación en Seguridad Vial. Aunque vamos sólo por detrás de Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca y Suecia –en muertes por millón de habitantes- podemos mejorar y hay que seguir trabajando. En Volkswagen pensamos que la siniestralidad cero, aunque parece una utopía se puede conseguir. Hemos pasado de nuestra cifra más alta de víctimas en carretera -5.940 personas- a 1.200 personas el pasado año. Y se puede seguir mejorando.

¿Cómo?
Pues con más concienciación, más escuelas, más cursos… Las autoescuelas han lo que buenamente pueden. Enseñan lo básico, que es aprender a circular. Y luego están los cursos, donde lo que hacemos es enseñar a conducir.

¿Son unos cursos accesibles?
Piensa que venir con tu coche particular puede costar unos 1.200 euros. Parece mucho pero si sumas el alquiler del circuito, un juego de cuatro neumáticos que aquí se van enseguida, la gasolina… alcanza esa cifra. Aquí los cursos están muy subvencionados por la marca. Por eso son baratos. Y, además, te ponemos un monitor para explicarte cómo mejorar. Si entras en un circuito sin monitor, te lo pasas bien pero no aprendes. Con uno de nuestros monitores te lo pasarás bien y, además, aprenderás.

En la escuela de conducción de Volkswagen se realizan ejercicios de frenada, control de derrapaje, aprendizaje de la frenada y se simulan situaciones límite.

En la escuela de conducción de Volkswagen se realizan ejercicios de frenada, control de derrapaje, aprendizaje de la frenada y se simulan situaciones límite.

¿Entonces viajas continuamente con la escuela de Volkswagen?
Voy a todos los eventos qué hacemos con la escuela. Este año los hemos agrupado en unos seis eventos de cuatro días. También ayudo con las presentaciones de nuevos modelos. Ahora, por ejemplo, Volkswagen tiene el lanzamiento del nuevo Touareg.

¿Con qué te quedas de tu papel como embajador?
Con que hemos ayudado mucha gente. Y lo sé porque muchos repiten. Y nos cuentan sus experiencias. Hace poco un alumno que ya había venido antes me dijo: Luis el otro día se cayó parte de la carga de un camión y tuve que hacer una maniobra de esquiva. Y con lo aprendido aquí he evitado el accidente.

Con todos los puntos del carné

¿Cómo te defines al volante?
Soy tranquilo. Piensa que cuando vengo a un circuito como este del Jarama pues siempre intento aprovechar y me dio una vuelta con un Golf R de más de 300 CV y así me desahogo porque puedes ponerte a 200 sin que nadie te saque una foto. Pero en general soy tranquilo. Me encanta conducir y soy prudente. Cada año hago un viaje de Barcelona a La Coruña, que son 1.140 kilómetros de puerta a puerta y lo hago con alguno de mis hijos y así nos vamos turnando en la conducción.

¿Tienes todos los puntos?
Sí, tengo todos los puntos. Creo que nunca me han quitado ninguno. No sé si una vez me ‘sacaron’ dos pero ya no me acuerdo.

¿Qué coche conduces actualmente?
Ahora mismo conduzco un Volkswagen Beetle. En la marca me los van cambiando y he tenido de todo, incluso híbridos y eléctricos. Anteriormente al Beetle he pasado por un Passat y también me ofrecieron el Tiguan y el Golf R. Pero me he quedado con un Beetle con 220 CV y el cambio DSG. Nunca había tenido un Beetle y este que tengo ahora es rojo y es precioso y pensé que con 57 años podría rejuvenecer con él (risas). Ahora para el verano me lo cambiarán por un Arteon para ir La Coruña, porque prefiero un coche más amplio.

¿Le darán a Carlos Sainz el premio Princesa de Asturias?
Creo que es totalmente merecido que a Carlos le den el premio Princesa de Asturias porque lo que piden a los nominados Carlos cumple todos los requisitos: tiene una buena imagen, es íntegro, ha ganado lo que tenía que ganar y además, ganó el Mundial de Rallys con sólo 28 años y ahora vuelve a ganar el Dakar con 55 años. Creo que tanto Carlos se merece el premio al igual que también se lo merecía Ángel Nieto. Y esto no quiere decir que los otros no lo merezcan.

Y por último… Dani Sordo ha señalado que cree que no ganará ningún mundial… ¿Nos quedamos huérfanos en los rallys?
Dani Sordo es un gran amigo, es un gran piloto y es una magnífica persona. Y yo le tengo muchísimo cariño y él a mí también. Pero siempre he pensado que pudo demostrar algo más… Sin embargo no sé el por qué, pero no nos lo ha demostrado. Y creo que tiene talento para haber ganado más rallys e incluso para haber sido campeón del mundo. Entre otras cosas porque es un piloto tremendamente seguro, de los más seguros del mundial y en todos los equipos donde ha estado están muy contentos con él porque crea muy buen equipo. Pero hay que tener en cuenta que no saldrá otro Carlos Sainz. Carlos Sainz sólo ha habido uno.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.