Elon Musk quiere sacar a Tesla de la bolsa para valorarla en más de 70.000 millones de dólares

Subscribirse
El presidente y fundador de Tesla, Elon Musk.
El presidente y fundador de Tesla, Elon Musk.

Elon Musk propone a los accionistas sacar a Tesla de la Bolsa, el Nasdaq estadounidense, para lograr un ambiente más relajado en el que las acciones de la compañía no tengan tanta fluctuación.

Así lo anunció ayer el CEO de la compañía de coches eléctricos mediante la red social Twitter y posteriormente lo confirmó a través la página web de Tesla publicando la carta enviada previamente a sus empleados.

En concreto el anuncio de Elon Musk es la posible “privatización” de Tesla a “420 dólares, la acción (362 euros)” para obtener así una “financiación asegurada” y permitir así a los accionistas la posibilidad de que vendan sus acciones a ese precio “o que se las queden de forma privada”.

De llevarse a cabo esta decisión, que todavía no se ha confirmado puesto que se tiene que tener la aprobación por parte de los accionistas, este cambio en la política de Tesla podría convertirse en una de las mayores transacciones de la historia.

Conviene recordar, en este sentido, que Tesla salió a bolsa en 2010 con un precio inicial por acción de unos 20 dólares (unos 17 euros al cambio actual).

Ayer, sin embargo, ocho años después, y tras una subida -sólo en la jornada de ayer del 11%- las acciones cotizaban a casi 380 dólares (unos 327 euros), situando la capitalización bursátil de la empresa –a 380 dólares por acción- a cerca de 64.000 millones de dólares (unos 55.000 millones de euros).

De conseguir finalizar esta operación con éxito, estaríamos hablando de que Tesla pasaría a tener un valor de 71.400 millones de dólares (61.500 millones de euros).

Recordamos que de estas cifras, una gran parte pertenecen al propio Elon Musk, puesto que según las últimas informaciones, Elon Musk no sólo es el presidente sino que además cuenta con cerca de 34 millones de acciones, es decir el 20% del total de la compañía que tiene un volumen de 170 millones de acciones.

Carta a los empleados

Según Elon Musk, en la carta enviada a los empleados, la decisión de sacar a Tesla del Nasdaq es “crear el ambiente para que Tesla funcione mejor. Como empresa pública, estamos sujetos a cambios bruscos en el precio de nuestras acciones que pueden ser una gran distracción para todos los que trabajan en Tesla, todos los cuales son accionistas”.

“Ser público –continúa Musk- también nos somete a la presentación de resultados trimestrales que ejerce una presión enorme sobre Tesla para tomar decisiones que pueden ser adecuadas para un trimestre determinado, pero no necesariamente a largo plazo (…) Además, ser público significa que hay un gran número de personas que tienen el incentivo para atacar a la compañía”.

Asimismo, Elon Musk ponía como referencia a su otra compañía SpaceX para argumentar su decisión. “SpaceX -señala- es un ejemplo perfecto: es mucho más eficiente desde el punto de vista operativo, y eso se debe en gran medida al hecho de que es de propiedad privada. Esto no quiere decir que tenga sentido para Tesla ser privado a largo plazo. En el futuro, una vez que Tesla entre en una fase de crecimiento más lento y más predecible, es probable que tenga sentido regresar a los mercados públicos”.

“Además, los accionistas podrán elegir: o bien puede mantenerse como accionistas de Tesla de forma privada o bien pueden vender las acciones a 420 dólares la acción (…) Mi esperanza es que todos los accionistas permanezcan, pero si prefieren vender, esto permitirá que eso suceda a un buen precio”.

Asimismo, en la carta Elon Musk ha señalado que la estructura de Tesla prevista en muchos aspectos es similar a la estructura de SpaceX: “los accionistas externos y los empleados tienen la oportunidad de vender o comprar aproximadamente cada seis meses”.

Además, el propio Elon Musk señala que no quiere más poder dentro de la compañía “tengo el 20% de la compañía ahora, y no me imagino que la situación cambie de forma sustancial”.

“Básicamente, estoy tratando de lograr un resultado en el que Tesla pueda operar de la mejor manera, libre de tanta distracción y pensamiento a corto plazo como sea posible, y donde haya tan pocos cambios para todos nuestros inversores, incluidos todos nuestros empleados, como sea posible”.

“Esta propuesta de privatización finalmente se finalizará mediante el voto de nuestros accionistas. Si el proceso termina como espero, que Tesla se privatice en última instancia sería una oportunidad enorme para todos nosotros. De cualquier manera, el futuro es muy brillante y seguiremos luchando para lograr nuestra misión”, ha señalado.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.