Jornadas de 24 horas, sin vacaciones en 17 años, somníferos para dormir… Así es la “insoportable” vida de Elon Musk (Tesla)

Subscribirse
Elon Musk la lía con los analistas y las acciones de Tesla se desploman un 5%
Elon Musk, presidente de Tesla.

Muchas veces, cuando pensamos en qué empresa nos gustaría trabajar, rápidamente se nos vienen a la cabeza las principales compañías que han creado tendencia en los últimos años: Apple, Microsoft, Amazon, Facebook, Tesla

Y lo mismo ocurre cuando reflexionamos acerca de profesionales a los que emular por su reconocimiento social. Steve Jobs, Bill Gates, Jeff Bezos, Mark Zuckerberg, Elon Musk… son sólo algunos de los nombres que se nos vienen rápidamente a la cabeza.

Sin embargo, lo que quizás no conozcamos es que detrás de este éxito profesional, hay una auténtica vida personal basada en el sacrificio. Un buen ejemplo de ello es Elon Musk quien ha sorprendido a todos en las últimas horas por una entrevista al diario The New York Times en la que se ha mostrado especialmente transparente.

De hecho ha sido tan sincero en esta charla con la prensa que ha dejado entrever cierta debilidad, lo que se ha traducido en una caída en la bolsa de Tesla de casi un 9% sólo en la jornada del viernes 17 de agosto.

En concreto, los títulos de Tesla cerraron el día a 305,5 dólares frente a los 323,5 dólares con los que abrían la sesión. Y no sólo eso, en total, desde que empezara la semana bursátil Tesla se ha dejado un 14% en el parqué del Nasdaq, la bolsa neoyorquina donde cotizan las tecnológicas.

El año más difícil para Elon Musk

Esta transparencia, que algunos han calificado incluso de vulnerabilidad viene determinada, entre otras cosas por frases como esta: “este año pasado ha sido el más difícil y doloroso de mi carrera. Ha sido insoportable”.

Unas declaraciones, sin duda, que han causado sorpresa. No es usual que un presidente de una gran compañía sea tan tajante a la hora de explicar su día a día. Y menos aún que diga que sus allegados, como amigos, han llegado a estar realmente “preocupados” por su salud.

Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta, según declara en esta entrevista, que no ha cogido una semana de descanso desde que en 2001 estuviera enfermo y postrado en la cama por malaria.

“Ha habido momentos –señalaba en su entrevista a The New York Times-, incluso, en los que no he salido de la fábrica durante tres o cuatro días”. “Por ejemplo, el día en el que cumplí 47 años –el pasado 28 de junio- estuve las 24 horas del día en el trabajo. Incluida la noche, sin amigos, ni nada”, afirmaba.

Este nivel extremo de ocupación no se detiene ahí. Por ejemplo, en verano, Elon Musk tenía como cita ineludible la boda de su hermano Kimbal, en Gerona. Pues bien, este directivo voló directamente a España desde la planta, estuvo un par de horas en la celebración y volvió a coger otro avión para volver de nuevo a la factoría.

Asimismo, el propio Musk ha afirmado en la entrevista que este nivel de estrés no se ha detenido. “Lo peor está por venir”, ha señalado. Y echa la culpa, una vez más a todos aquellos que ‘juegan’ con las acciones de Tesla. Habla de vendedores a corto plazo que hacen que las acciones de la compañía fluctúen continuamente, haciendo que el día a día de la compañía sea muy difícil llevarlo a buen puerto.

Todas estas preocupaciones, sin duda, han afectado a Elon Musk. De hecho algunos miembros de la junta directiva de Tesla han mostrado a The New York Times su preocupación por el consumo por parte de Elon Musk de somníferos. Un tipo de medicamento que, según estos directivos, hacen que incluso Elon Musk se muestre más impetuoso con los ‘tweets’ que escribe durante la noche.

Esto, además, ha llevado a la junta directiva a intentar buscar un número dos para la compañía, una persona que quite presión a Elon Musk. Sin embargo, el propio Elon Musk ha desmentido que Tesla esté “buscando de forma activa” este número dos y que él no tenía intención de renunciar a su doble función de presidente y director ejecutivo.

Sin duda, para bien o para mal, así es Elon Musk. Puede que muchos lo consideren excéntrico, demasiado personalista o que ahora mismo está sobrepasado por la situación. Sin embargo, no podemos olvidarnos de que tiene un 20% de la compañía y que él ha sido el que ha llevado a Tesla a tener una capitalización bursátil de más 60.000 millones de dólares. Eso sí, no podemos olvidarnos de que, cada vez más, aumentan los detractores que critican su día a día. Y ahora, además, estos detractores están dentro del consejo de administración.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.