Precios de coches nuevos

El coche autónomo de Uber detectó a la mujer atropellada seis segundos antes pero no frenó

Subscribirse
Imagen de la agencia NTSB que muestra el lugar del impacto y el estado del coche autónomo.
Imagen de la agencia NTSB que muestra el lugar del impacto y el estado del coche autónomo.

El coche autónomo de Uber, un Volvo XC90, detectó a la mujer que cruzaba la calle en bicicleta seis segundos antes del atropello mortal. Sin embargo, el sistema no pudo identificar con claridad qué tipo de ‘objeto’ era y, a su vez, la conductora frenó muy tarde y apenas redujo la velocidad. Por último, la víctima mortal dio positivo en marihuana y metanfetaminas.

Estas son sólo algunas de las primeras conclusiones que se obtienen del informe preliminar desarrollado por la NTSB, la Agencia de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos.

Así ocurrió todo

Ciudad de Tempe, Arizona (Estados Unidos). Es 18 de marzo de 2018. La conductora de Uber, una mujer de 44 años, sale del garaje de Uber a las 21,14 horas de la noche para iniciar varios recorridos y probar el funcionamiento del sistema autónomo.

A las 21,39 horas y tras realizar por segunda vez el recorrido de pruebas prefijado, la conductora activa el modo autónomo del Volvo XC90. A partir de ahí el coche viaje solo y sin la intervención del conductor.

Pasan los minutos y como esta conductora no tiene necesidad alguna de desactivar el modo automático continúa su marcha. A las 21,58 horas, 19 minutos después de haber activado el modo automático y con el coche circulando a 43 millas por hora (unos 70 km/h) tanto el radar como el sensor de láser LIDAR del coche detectan, seis segundos antes del impacto, a la peatona.

Gráfico de la agencia NTSB que señala la trayectoria del vehículo autónomo de Uber y el lugar del impacto.

Gráfico de la agencia NTSB que señala la trayectoria del vehículo autónomo de Uber y el lugar del impacto.

No obstante, y aunque ahora sabemos que se trataba de Elaine Herzberg, de 49 años, en ese momento los sistemas del vehículo clasificaron a Elaine primero como un objeto desconocido, después como un vehículo y por último como una bicicleta con diferentes trayectorias de desplazamiento. Por tanto aquí tendríamos una primera conclusión y es que el sistema tardó en reconocer a
Elaine y su bicicleta
.

Después, 1,3 segundos antes del impacto, el sistema es cuando determina que hay que realizar una maniobra de frenado de emergencia para reducir las consecuencias del impacto. Y aquí es donde podría estar otro de los principales problemas, ya que según señala Uber, cuando el vehículo está en modo autónomo, no puede realizar una maniobra de frenado de emergencia.

Esto se ha diseñado así para evitar posibles comportamientos erráticos del vehículo. Por tanto, el sistema confía en que sea el conductor el que tome los mandos y realice dicha frenada de emergencia. Pero también según Uber, el sistema no alerta al conductor de que tiene que iniciar la maniobra.

Según el informe, la conductora del coche de Uber tomó el volante algo menos de un segundo antes del impacto y comenzó a frenar. Sin embargo, ya no hubo tiempo de reacción y el impacto fue a 39 millas por hora, unos 63 km/h. Por tanto, esto significa que la conductora apenas redujo la velocidad en 7 km/h cuando se dio cuenta de que el impacto era inminente.

Imagen de un Volvo XC90 de Uber modificado como coche autónomo.

Imagen de un Volvo XC90 de Uber modificado como coche autónomo.

Asimismo, este informe señala que en el momento del impacto, todos los datos del sistema de conducción autónoma estaban funcionando de forma correcta y que no hubo ningún mensaje previo de algún posible error.

Por tanto, y en resumen, podemos señalar que el sistema no supo identificar con antelación a la peatona, que después no freno por sí mismo y tampoco avisó a la conductora de que iniciara una maniobra de emergencia.

¿Entonces qué ocurrió?

Según el NTSB, este informe es preliminar. Por tanto, las conclusiones finales no están todavía determinadas. No obstante, este informe lo que también señala es que, aunque el coche autónomo no frenara, también hubo algunos otros condicionantes que apuntaron al accidente.

Por ejemplo, este informe también señala que Elaine Herzberg, no miró antes de cruzar. Sólo miró cuando el atropello era inminente. También deja claro el informe que Elaine vestía ropa oscura, cruzaba por un sitio sin iluminar y la bicicleta tenía reflectores delanteros y traseros pero no laterales.

A su vez, el informe también señala que la conductora del vehículo de Uber está mirando varias veces hacia abajo, momentos previos a la conducción. Según declaró la conductora al NTSB en una entrevista posterior, el motivo de estas miradas hacia abajo era para examinar el sistema de conducción autónoma. Asimismo, señaló que tampoco estaba usando ningún teléfono móvil en el momento del accidente y que sólo los utilizó momentos después del atropello para llamar al 911, el número de emergencias (nuestro 112).

No obstante, en este sentido, la NTSB señala que continúa recopilando datos en este sentido y que la investigación no está terminada.

¿Cómo puede un coche circular en modo autónomo?

Estos coches que están realizando pruebas en modo autónomo son prototipos específicos. Se trata, como el caso del Volvo XC90, de modelos proporcionados por los fabricantes, a los que después la compañía, en este caso Uber, les instalan componentes específicos.

En este caso, según el NTSB, el coche de Uber tenía multitud de sensores y hasta 10 posibles vistas de todo aquello que le rodeaba. Para ello contaba con cámaras hacia delante y hacia atrás; cámaras hacia los lados; cámaras que grababan el interior del vehículo; radares; un lidar, que emite un láser para saber la distancia que hay hasta un objeto; sensores de navegación y un ordenador y un disco duro donde se almacenan los datos recogidos.

Asimismo, otra de las curiosidades que desvela este informe es que el Volvo XC90 de serie venía equipado con asistentes de seguridad como es el caso del asistente de seguridad en ciudad que evita atropellos o mitiga los mismos. Sin embargo, el informe también señala que estas funciones incluidas por Volvo están desactivadas cuando el vehículo se encuentra en modo autónomo.

Y también conviene añadir que, si bien es cierto que el coche circula en modo autónomo, hay que señalar que la conductora, puede volver al modo manual en cualquier momento. Para ello basta con desactivar el modo automático o bien pisar el pedal del freno.

¿Y ahora qué?

Pues lo primero habrá que esperar al informe definitivo, ya que como dijimos anteriormente este es el preliminar. No obstante, mientras tanto, Uber ya ha anunciado que cancela el desarrollo de coches autónomos en Arizona, aunque lo mantiene en otros estados como Pensilvania o California, en Estados Unidos.
No obstante, estas pruebas en Pensilvania o California no se reanudarán hasta después del verano, según Uber.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.