Gerardo Pérez (Faconauto): “Los diésel que deben desaparecer son los de más de 10 años, no los nuevos”

Subscribirse
Gerardo Pérez, presidente de Faconauto.
Gerardo Pérez, presidente de Faconauto.

Gerardo Pérez, presidente de Faconauto (la asociación de concesionarios), ha escrito una carta abierta al Gobierno y a la sociedad en general con la opinión de esta asociación sobre la última polémica acaecida con el diésel.

Desde Cocheando recogemos esta ‘tribuna’ y la transformamos en pregunta/respuesta. Este es el resultado.

P.- La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, sentenciase que “el diésel tiene los días contados”… ¿Realmente es así?
R.- Efectivamente los vehículos diésel deben tener los días contados…pero no los nuevos, que son eficientes y cumplen con los límites de emisiones establecidos desde la Unión Europea. Deben desaparecer los de más de diez años, responsables del 80% de esas emisiones.

P.- ¿Y qué ocurrirá con aquellas personas que no pueden comprarse un coche nuevo?
R.- Efectivamente, algunos de los propietarios de coches muy antiguos no pueden permitirse el cambio. Por ello, corresponde a la Administración promover medidas para la renovación del parque, por el medio ambiente y por seguridad. Desde el sector, como siempre, apoyaremos con fuerza las iniciativas que vayan en esta dirección.

P.- ¿Cuáles son las medidas más urgentes?
R.- Achatarrar los coches más antiguos. Este es el verdadero foco del problema, no el diésel limpio de última generación, del cual no podemos distraer la atención tanto el Gobierno, como fabricantes y concesionarios. Según los datos que manejamos, en 2025, el 65 por ciento de los coches en circulación tendrá más de quince años si no hacemos nada.

P.- ¿Por qué es tan importante achatarrar los coches viejos?
R.- Actualmente no hay nadie en el mundo de la automoción que ponga en duda que vamos hacia una movilidad sostenible y descarbonizada, objetivo con el que estamos comprometidos, con constantes avances tecnológicos e inversiones millonarias en I+D por parte de la industria y de los concesionarios.

P.- ¿Desaparecerán los motores de combustión?
R.- La tecnología actual de combustión es necesaria. A día de hoy, no hay una alternativa tecnológica real que sea capaz de llegar a la mayoría de los ciudadanos a corto plazo.

P.- ¿Cómo está cambiando el mundo del automóvil?
R.- Nos encontramos ante un cambio de paradigma en la movilidad. La irrupción del vehículo autónomo y de las nuevas fórmulas de propulsión pueden suponer una revolución en nuestra economía, nuestra industria y nuestro comercio. Todo ello, si hay intenciones, liderazgo y voluntad política, como ya vemos que está ocurriendo en otros países de nuestro entorno.

P.- ¿Qué le piden al Gobierno?
R.- Que trabaje de la mano del sector, transversalmente, para abordar de forma integral cómo llegar a la perseguida movilidad sostenible y, al mismo tiempo, aprovechar el abanico de oportunidades ante el que nos encontramos. No podemos ser cortoplacistas ni poner injustamente el foco en el diésel. No pongamos esa excusa, ampliemos el enfoque, pues tenemos capacidades de sobra.

P.- ¿Qué podemos ofrecer como país?
R.- Tenemos una oportunidad histórica como país. Podemos conseguir llegar a ser un gran fabricante de estas tecnologías, a la par que contar con unas redes de concesionarios absolutamente comprometidas con la creación de riqueza local y empleo, y, en definitiva, con el crecimiento económico del país.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.