Precios de coches nuevos

Los fabricantes de componentes advierten: «es la mayor recesión desde hace más de un siglo»

Subscribirse
Fábrica de PSA en Vigo.
Fábrica de PSA en Vigo.

Los ingresos del sector español de fabricantes de componentes para automóviles cerraron el primer trimestre del año con una caída de más del 20%, aunque la previsión es que este desplome se incremente en el segundo trimestre del ejercicio actual.

Así lo indicó la presidenta de la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), María Helena Antolin, que se mostró «muy preocupada» por estas cifras de caída vinculadas a la paralización del sector a causa de la crisis del coronavirus y las medidas de confinamiento decretadas.

Antolin, en una entrevista concedida, señaló que el daño causado a la economía por esta situación «es muy grave», al tiempo que indicó que se está viviendo «la mayor recesión desde hace más de un siglo», una situación que podría poner en peligro el empleo y a las empresas de la industria auxiliar del automóvil.

«Debemos minimizar al máximo las consecuencias tanto con el esfuerzo de las empresas como con las medidas de apoyo que pueda lanzar el Gobierno. Es fundamental contar con medidas contundentes y ágiles que sean capaces de dinamizar el mercado para que el sector pueda recuperar su efecto tractor en el conjunto de la economía», explicó la directiva.

La máxima responsable de Sernauto apuntó que la crisis del coronavirus y la paralización industrial han motivado que los proveedores de automoción reduzcan en un 85% su producción, manteniendo solo la destinada a mercados internacionales todavía activos, como China.

La situación actual, según Antolin, ha provocado el cierre de la mayor parte las plantas de producción y la solicitud «masiva» de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), medidas que han afectado en España a unas 350.000 personas entre fabricantes de vehículos, proveedores de componentes y distribución.

No habrá recuperación en V

En esta línea, indicó que todavía no está clara la magnitud de esta crisis, aunque sí aseguró que la recuperación del sector no será en forma de ‘V’, dado que el daño económico generado ha sido «grave». «La duda es si será en ‘U’, con una crisis que durará varios meses, o una larga recesión en forma de ‘L'», indicó.

Así, manifestó la necesidad de evitar el escenario de recuperación en ‘L’, para lo que consideró necesario el trabajo conjunto de empresas, Administración y agentes sociales, a la hora de poner en marcha «lo antes posible» la producción industrial y la reactivación del mercado.

De esta manera, resaltó que se debe reactivar la actividad «lo antes posible» para que la industria española de automoción no pierda su liderazgo global y pueda seguir atrayendo inversiones, al tiempo que destacó que el automóvil es uno de los principales motores de la economía española, por lo que debe ser protegido.

Por ello, recordó que desde Sernauto están trabajando con otras asociaciones en un plan de choque que permita asegurar la viabilidad en el futuro de la industria. Además, solicita al Gobierno flexibilidad en los ERTE y una mayor agilidad en su aprobación.

Además, Antolin cree que las empresas de la cadena de valor de la automoción, especialmente las pymes, necesitan liquidez para hacer frente a los pagos comprometidos, por lo que demandó medidas urgentes en este sentido y también iniciativas encaminadas a impulsar la demanda de vehículos y la renovación del parque teniendo en cuenta el ‘mix’ de tecnologías disponibles.

Vuelta al trabajo progresiva

Por otro lado, la también vicepresidenta de Grupo Antolin indicó que los proveedores de automoción están reactivando su actividad industrial «de forma progresiva», siempre teniendo en cuenta las medidas de seguridad y la salud de los trabajadores.

Además, apuntó que la vuelta a la actividad de las factorías de componentes de automoción está condicionada por la velocidad del arranque de los clientes –los fabricantes de vehículos– y de los principales mercados.

«Prevemos un arranque progresivo, pues no todos los mercados se van a activar simultáneamente y al mismo ritmo. Dependerá de las restricciones de movilidad y sanitarias de cada país, y de la capacidad, en términos de tiempo, de los fabricantes de vehículos de poner en marcha sus factorías», subrayó.

Por ello, Antolin apuntó que la recuperación de la actividad no pasará de «cero al 100%», sino que tendrá un arranque progresivo y explicó que la cartera de pedidos de la industria auxiliar «se va reactivando poco a poco» en los países que han vuelto a la actividad, aunque con un avance lento, especialmente en Europa, el principal mercado de exportación del sector.

En esta línea, resaltó que China ya está recuperando la actividad después de superar la crisis del coronavirus y afirmó que ya se han reactivado los intercambios comerciales, al tiempo que indicó que en el ‘gigante asiático’ se está produciendo un cambio de tendencia que está motivando un aumento de las ventas de coches eléctricos, puesto que los ciudadanos prefieren ir en coche propio a usar el transporte público.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.