Precios de coches nuevos

La automoción cifra en 350.000 los trabajadores acogidos a un ERTE y pide al Gobierno un «plan de choque» para reactivar la demanda

Subscribirse
Imagen de un concesionario.
Imagen de un concesionario.

El sector de la automoción español en su conjunto (fabricantes de vehículos, proveedores, concesionarios, talleres, renting, alquiladoras y actividades de reciclaje y desguace, así como otras asociaciones de vehículos de motor) han solicitado al Gobierno que apruebe un «plan de choque» nacional de medidas «urgentes y específicas» de apoyo a este sector que incluya, entre otros elementos, acciones de impulso para reactivar la demanda tras la crisis del coronavirus.

Así lo han señalado en un comunicado conjunto las asociaciones AELR, AER, Aedra, Ancera, Anesdor, Anfac, Ascabús, Asfacres, Asnef, Cetraa, Conepa, Faconauto, Feneval, Ganvam, Sernauto y Sigrauto, que han lamentado el «drama humano y sanitario» que supone el brote de coronavirus, pero también en el ámbito económico.

«Nuestro sector ha sido y es uno de los más afectados a nivel económico por la pandemia. La necesidad de proteger a nuestros trabajadores, junto a las restricciones derivadas del estado de alarma, han provocado un cese total de la actividad productiva y comercial, lo que coloca al sector en una muy difícil situación, no solo a corto plazo sino también cuando se vayan levantando las medidas progresivamente», han destacado.

Por todo ello, han augurado una recuperación «paulatina», que estará muy condicionada a la existencia y a la contundencia de medidas de impulso. Por ello, serán necesarias acciones de apoyo «contundentes y ágiles» centradas en dinamizar el mercado y la producción, que permitan al sector recuperar su efecto «tractor» en el conjunto de la economía.

Este «plan de choque nacional» debería incluir, según las asociaciones, medidas de impulso a la demanda, que ayuden a la recuperación global del mercado. Además, ha de complementarse con acciones para mejorar la liquidez de las empresas, en especial las de menor tamaño; así como con medidas fiscales para reactivar el mercado; con iniciativas de flexibilidad laboral y para el impulso de la inversión y de la industria 4.0.

«Este paquete de medidas debería abordar todos los aspectos relevantes para la industria y el sector de la automoción, de tal manera que se garantice, en la medida de lo posible, la competitividad y la viabilidad futura de todas las empresas y componentes de la cadena de valor», han reivindicado.

Las asociaciones calculan que han tenido que acogerse a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al menos unos 350.000 empleados del sector, que representa el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) de España y el 9% del empleo.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.