Precios de coches nuevos

Así se fabrica el nuevo Mercedes-Benz EQC, un SUV 100% eléctrico

Subscribirse
El Mercedes-Benz EQC es un SUV 100% eléctrico.
El Mercedes-Benz EQC es un SUV 100% eléctrico.

La introducción de modelos eléctricos en una gama supone un verdadero reto para los fabricantes de automóviles. Junto al riesgo que conlleva la apuesta por un perfil de coche que todavía no se ha popularizado, aparece otro factor que normalmente pasa desapercibido para nosotros los conductores, la complejidad de producir un vehículo eléctrico.

Ahora es Mercedes-Benz el fabricante que se enfrenta a este desafío, lanzará 10 modelos 100% eléctricos antes de 2023, el primero que se ha dado a conocer es el Mercedes-Benz EQC. Con dos motores eléctricos y una batería de 80 kWh el EQC es a nivel mecánico totalmente diferente a un coche convencional.

La clave está en la base

Puesto que dedicar exclusivamente una factoría a la producción de un solo modelo sería económicamente inviable, el reto de los ingenieros alemanes es conseguir combinar la producción de vehículos de combustión y eléctricos en la misma cadena de montaje. La respuesta a esta incógnita se encuentra bajo la carrocería de los modelos.

El «esqueleto» de un coche es su chasis, este soporta todos los elementos del vehículo, desde la carrocería hasta el motor, o motores en el caso del EQC. Desde hace unos pocos años se ha popularizado en la industria automotriz el uso de chasis o plataformas modulares, de esta manera varios modelos pueden utilizar un mismo chasis al que se le añaden módulos en función del modelo en cuestión. Puesto que el chasis es la pieza entorno a la que gira el montaje de un vehículo, que este sea igual para diferentes modelos supone varias ventajas, entre ellas la posibilidad de utilizar una línea de producción común.

Así es la plataforma del EQC, la misma que usa el GLC y el Clase C.

Así es la plataforma del EQC, la misma que usa el GLC y el Clase C.

El Mercedes EQC comparte plataforma con el GLC, eso explica que tengan unas dimensiones y un aspecto exterior similares. Para poder incorporar las baterías y los motores eléctricos recibe ligeras modificaciones, pero los elementos clave se mantienen intactos, de manera que la maquinaria e instalaciones son compatibles. Son dos las factorías que producirán desde principios de 2019 el nuevo EQC, están estratégicamente ubicadas para satisfacer la demanda de los diferentes mercados, eso sólo puede significar una cosa, miles de kilómetros las separan, con el reto logístico que ello supone.

Bremen y Pekín

Así es, el Mercedes-Benz EQC se fabricará en las plantas de Bremen (Alemania) y Pekín (China). La primera atenderá tanto al mercado europeo como al americano, la segunda se especializará en el asiático.

En estas plantas también se lleva a cabo la producción tanto del Clase C como del GLC, por lo que la reducción de costes es considerable. Aunque la planta china asume todo el proceso de producción del vehículo, la alemana actúa como centro de coordinación y montaje final, por lo que otros centros industriales cercanos participan en la producción.

Markus Schäfer es el responsable de producción y abastecimiento de la cadena de montaje.

Markus Schäfer es el responsable de producción y abastecimiento de la cadena de montaje.

Mercedes-Benz ya ha dado pistas sobre el futuro, el resto de modelos de la gama EQ se ensamblarán en otras factorías de la marca, de momento se han confirmado las siguientes: Rastatt (Alemania), Tuscaloosa (EE.UU.) y Hambach (Francia). De momento sólo se habla de un modelo compacto 100% eléctrico, el equivalente al Clase A.

El verdadero quebradero de cabeza

Uno de los elementos imprescindibles en un coche eléctrico son las baterías, es bastante evidente. Sin embargo, este componente es relativamente nuevo para la industria de la automoción, por lo que producir baterías de gran tamaño se convierte en un quebradero de cabeza para los fabricantes. Para solventarlo muchas firmas optan por externalizar la producción de las baterías, Mercedes tiene otro plan.

Las baterías están compuestas por células, pequeñas unidades de almacenamiento de electricidad interconectadas entre sí. En estas células se encuentran los materiales más inestables o difíciles de manejar, como el litio, que requieren de instalaciones especializadas.

Las baterías del EQC tienen una capacidad de 80 kWh.

Las baterías del EQC tienen una capacidad de 80 kWh.

De esta manera Mercedes-Benz ha decidido externalizar la producción de las células, para luego ensamblar las baterías en una factoría propia. El lugar elegido es la planta de Kamenz, perteneciente a la empresa Deusche Accumotive, filial de Daimler AG.

Puesto que el proyecto EQ de electrificación es una apuesta de futuro a largo plazo, Mercedes-Benz habilitará otras plantas de ensamblaje de baterías a lo largo de todo el mundo. Se ubicarán en Stuttgart, Pekín, Tuscaloosa (EE.UU) y Bangkok.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.