Los coches compartidos tendrán una etiqueta o distintivo específico medioambiental de la DGT

Subscribirse
La etiqueta ECO nos permitirá movernos por las ciudades con más facilidad cuando haya restricciones.
Imagen del distintivo medioambiental que clasifica los coches por sus emisiones.

A partir de ahora los coches compartidos deberán tener una etiqueta o un distintivo medioambiental específico que indique que son unos coches diferentes al del resto de coches de uso particular. Esta es una de las nuevas medidas aprobadas con la modificación del Reglamento General de Vehículos.

El motivo de la introducción de esta nueva etiqueta o distintivo específico es identificar la clasificación del vehículo en cuestión como un coche de uso compartido dentro del Registro de Vehículos.

Esta es la nueva etiqueta medioambiental de la DGT que deberán llevar todos los coches compartidos

Esta es la nueva etiqueta medioambiental de la DGT que deberán llevar todos los coches compartidos

Este nuevo distintivo de coche compartido tiene el mismo tamaño que el resto de distintivos (0 Emisiones, ECO, C o B). Es, por tanto, circular y tiene un diámetro máximo de 97 mm para los vehículos que disponen de parabrisas y de un máximo de 87 mm para el resto de vehículos. Su color, además, es azul.

En cuanto a la obligatoriedad o no de llevar este distintivo de coche compartido será cuestión de la administración competente, la que podrá establecer su obligatoriedad.

La introducción de esta nueva etiqueta se debe a que el Gobierno ha aprobado una modificación del Reglamento General de Vehículos de 1998. No se trata por tanto, de un cambio total del Reglamento General de Vehículos, sino sólo la modificación de algunos anexos. Estos cambios han sido recogidos en el BOE del 31 de julio de 2018, de ahí ya hayan entrado en vigor.

Menos coches por el coche compartido

El coche compartido es una apuesta por la que una gran mayoría de las grandes ciudades está a favor. Entre otras cosas porque la llegada de este nuevo uso del coche permitirá reducir el parque de automóviles, principalmente en las grandes ciudades.

En este sentido la consultora PwC ya presentó un informe hace algunas semanas en el que relataba que en 2030, en algo más de 10 años, Europa tendrá 80 millones menos de coches por la instauración del coche compartido.

Según esta compañía, esto supondrá una disminución del parque del 25% que pasará de los 280 millones de vehículos actuales a los 200 millones de unidades en 2030.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.