Precios de coches nuevos

BMW Serie 1 Hatchback 2017

  • Otras ediciones:
  • 2017
2ª mano
7,2/10
7.2 10
Puntúa
este coche
7,2/10
Puntúa
este coche
Desde
27.350€
Distintivo ambiental (Etiqueta DGT)
Tipo de coche
Compactos
Tamaño
Mediano
Largo/ancho/alto
4,3/1,8/1,4 metros
Maletero
360 l.
Seguridad

A favor

Comportamiento dinámico, calidad de los acabados.

En contra

Plazas traseras justas, precio elevado.

Desde el año 2015 BMW comercializa un nuevo Serie 1. Este nuevo modelo viene a sustituir al Serie 1 de segunda generación lanzado en 2012. Sin embargo y respecto a este Serie 1 de 2012, los cambios son muy ligeros. Si acaso algunos retoques de exterior y nuevas mecánicas. Con estos pequeños retoques el Serie 1 deberá aguantar en el mercado hasta 2017 o 2018 como máximo. A partir de ahí llegaría una nueva generación, la tercera de este modelo. No obstante y hasta que eso ocurra nos centraremos en este Serie 1 de segunda generación.

Conviene recordar que el Serie 1 es un coche compacto, es decir un modelo que con sus 4,33 metros de largo, 1,77 metros de ancho y 1,44 metros de alto compite principalmente contra sus rivales también de lujo. Hablamos del Audi A3 y del Mercedes Clase A, entre otros modelos.

Frente a todos ellos el Serie 1, que está disponible en carrocerías de 3 y 5 puertas, destaca por su mejor comportamiento y mayor dinamismo. La tracción trasera y la posición longitudinal del motor situado después del eje trasero siempre han asegurado en este modelo un buen comportamiento. Sin embargo, mientras que en la primera generación el Serie 1 era un modelo más deportivo, en esta segunda generación primero de 2012 y ahora de 2015 podemos decir que es más confortable y eficiente que deportivo. Eso sí, no por ello el Serie 1 de 2015 renunciará a la tracción trasera ni al motor en posición longitudinal.

Por el contrario, donde no destaca este modelo es en la habitabilidad. De hecho, el Serie 1 es un coche con un espacio interior muy justo, de los más justos de la categoría. No tanto por altura libre al techo máxima que es bastante razonable con 96 y 95 centímetros delante y detrás respectivamente. Sino realmente por la anchura delantera –conductor y pasajero sólo cuentan con 139 centímetros de anchura, una medida muy pequeña-. A ello hay que sumar que la distancia que hay para las piernas de los ocupantes traseros también es bastante pequeña y que el maletero, con 345 litros, tampoco es excesivamente grande comparado con sus rivales.

Siguiendo con el modelo de 2015 también cabe señalar que en este Serie 1 los cambios estéticos, respecto al modelo de 2012, son mínimos. Sólo cuenta con algunas modificaciones en el paragolpes y en los grupos ópticos que son difíciles de diferenciar.
Una vez dentro también apreciamos que los cambios son mínimos. Tan sólo vemos novedades en las tapicerías y más detalles de equipamiento. Ahora encontramos, por ejemplo, que el i-Drive con una pequeña superes de serie en todas las versiones, que la pantalla de la consola central aumenta hasta las 8,8 pulgadas (antes eran 6,5 pulgadas), entre otras novedades.

Donde sí se aprecian más cambios es en el apartado de mecánicas. Sobre todo porque ahora el Serie 1 incorpora mecánicas de tres cilindros y 1,5 litros tanto en gasolina como en diésel. En concreto el gasolina de tres cilindros es el 116i que rinde 109 CV mientras que el diésel de tres cilindros es el 116d con 116 CV.

De este último, además, (hablamos del 116d) existe una versión EfficientDynamics que cuenta con una serie de elementos (bomba de refrigeración desconectable, regulación específica de la presión de las cámaras de combustión, rejilla de ventilación activa, recuperación de energía de frenado, start/stop…) que le permiten bajar hasta los 3,4 litros cada 100 kilómetros y un nivel de CO2 de 89 gramos por kilómetro recorrido.

Este motor diésel de tres cilindros sorprende porque está bastante refinado respecto a los tradicionales motores de tres cilindros con numerosas vibraciones y más ruidosos. A ello se suma una entrega de potencia progresiva y lineal (sin grandes picos ni zonas vacías). Sin embargo las prestaciones no son su fuerte.

Otras variantes diésel son ya el convencional cuatro cilindros de dos litros de cilindrada que ha sido refinado, revisado para ofrecer mejores prestaciones y un consumo más eficiente. Hablamos del propulsor que conforma las versiones 118d (150CV) y 120d (190d).

Respecto a la gama de gasolina, junto con el mencionado 116i también encontramos el 118i (136 CV) y el 120i (177 CV), ambos con un motor de 1,6 litros, y el 125i (218 CV), con un propulsor de dos litros de cilindrada.

La mayoría de estos motores pueden equipar la caja de cambios automática Steptronic de 8 marchas, que eleva el precio del modelo cerca de 2.300 euros, respecto al manual. Se trata de un cambio automático desarrollado por ZF que cuenta con las virtudes de una caja de doble embrague (en cuanto a rapidez) y los puntos fuertes de la de un convertidor de par (como la suavidad). Entre las novedades que incorpora destaca la reducción de vibraciones, unos desarrollos más largos y un sistema que sirve para prevenir y mejorar el momento del cambio, ya que está en conjunción con la cartografía del navegador, lo que adapta el momento del cambio a la función del terreno.

En cuanto al equipamiento, el Serie 1 mejora. Aunque también es verdad que no es excesivo. Son de serie por ejemplo el climatizador, los faros de led, los sensores de lluvia, luces… Pero a partir de aquí casi todo son opcionales. Lo mejor es sumar los diferentes acabados, según nuestras necesidades. Por ejemplo, el Advantage cuesta unos 1.700 euros y añade llantas de 17 pulgadas, control de crucero con función de frenado, sensores de aparcamiento traseros.

Tras este encontramos los Urban y Sport y por último el M Sport, con asientos en tela y alcántara, amortiguación deportiva así como otros elementos del paquete M.

En definitiva, el Serie 1 de BMW recibe ciertas mejoras para poder mantenerse vivo en el mercado hasta 2017 y 2018 y seguir poniéndole las cosas difíciles al Audi A3 y Mercedes Clase A. Respecto a ellos, el BMW ofrece un mayor dinamismo. Por el contrario, el Audi A3 es más confortable y el Mercedes Clase A presenta un diseño más atrevido.

A favor

Comportamiento dinámico, calidad de los acabados.

En contra

Plazas traseras justas, precio elevado.

Rivales