¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
¡Nuevo!
8,49 10 1
Desde
100.330€
Longitud: 5,30 metros Maletero: 505 litros

Es un alarde de tecnología, seguridad y confort de marcha. Sorprende por lo cómodo que es, lo bien insonorizado que está, la potencia de sus motores, las pantallas digitales de su interior… Más llamativo es el nivel 3 de conducción autónoma, sobre un máximo de 5. Eso sí, todavía no está disponible y desde Audi piensan que no se aprobará legalmente hasta 2019.

#Posición nº8 de 23 
en Berlinas de lujo
#Posición nº37 de 832 
en Cocheando

Audi A8 Largo | 2017

Audi A8 Largo 2017

A favor

Tecnología, espacio interior, confort de marcha, luces de la zaga

En contra

Diseño poco futurista, el nivel 3 no está disponible por cuestiones legales, algunos plásticos del interior

Desde finales de 2017, Audi tiene a la venta un nuevo Audi A8 Largo por un precio inicial de 100.330 euros. Se trata de la cuarta generación de este modelo, una berlina de lujo y representación que viene a sustituir al A8 lanzado en 2010 y renovado en 2014.

Para los fabricantes de automóviles hay modelos que son clave. Unos, por ventas, ya que son los que les generan volumen y les permiten alcanzar las primeras posiciones del ranking. Y otros, no tanto por volumen ya que el número de comercializaciones no es tan abultado, por la gran cantidad de carga tecnológica que incorporan.

De todos es sabido que el Audi A8 no es el modelo más importante para Audi en lo que a ventas se refiere. Nada más lejos. Por ejemplo, en 2016 -uno de sus últimos años de producción- la firma alemana ha fabricado alrededor de 25.000 unidades de este modelo.

Este dato es una cifra pequeña, sobre todo si tenemos en cuenta las unidades que produce de otros modelos -cifras de 2016-: A3 (360.000 unidades), A4 (350.000 unidades), Q5 (300.000 unidades), A6 (260.000 unidades), Q3 (230.000 unidades), Q7 (103.000 unidades), A1 (100.000 unidades), A7 (26.000 unidades), A8 (25.000 unidades)…

Sin embargo, más allá de que sea un modelo con pocas ventas, para Audi el A8 es clave. Y decimos que es clave porque el A8 supone la punta de lanza de la marca. Es el coche donde Audi ha puesto todo su esfuerzo y donde ha incorporado las tecnologías más recientes. Y no sólo eso. Además, todas las marcas luchan por hacer el coche más tecnológico. De ahí que haya una competición no escrita entre los propios fabricantes alemanes -Audi (con el A8), BMW (con el Serie 7) y Mercedes (con el Clase S)– y algún que otro japonés -Lexus (con el LS)-.

Por tanto, mucho se espera de la nueva generación del Audi A8 que llega en 2017. Sobre todo después del alarde tecnológico que ha supuesto la introducción del nuevo Q7. Este nuevo A8 seguirá caracterizándose por su construcción en materiales ligeros, contará con algunos elementos de conducción semiautomática y estrenará un nuevo sistema de tracción quattro más eficiente.

Comenzando por su plataforma, este nuevo Audi A8 está desarrollado la plataforma del Audi Q7. La llegada de esta plataforma ha permitido al Audi A8 crecer ligeramente -la versión larga mide 5,30 metro de largo- y lo que es más importante: ahorrar cerca de 200 kilos respecto al actual Audi A8 de 2010.

Continuando con la plataforma hay, además, novedades importantes. Entre otras cosas porque en su construcción Audi ha empleado
hasta cuatro materiales en su carrocería
. De esta manera, atrás quedaron los tiempos en los que el Audi A8 estaba fabricado prácticamente al completo en aluminio.

Ahora, este nuevo modelo está basado en la combinación de cuatro materiales: aluminio, acero, magnesio y polímero reforzado con fibra de carbono.

De todos ellos, el que más se lleva la palma continúa siendo el aluminio, con el 58% del total de la carrocería. El acero de alta resistencia se emplea en menos proporción pero no por ello es menos importante. Está en el pilar central, el B; los travesaños laterales, parte del techo…

El tercer material empleado es el magnesio, que se puede localizar en una viga situada en la parte delantera de la carrocería. Eso sí, la principal novedad es la incorporación los polímeros reforzados en fibra de carbono. En concreto. Se trata de una pieza de gran tamaño situada en el panel trasero. Para esta pieza se colocan entre 6 y 19 capas de fibras, una encima de la otra.

Esta combinación ha permitido a Audi incrementar hasta en un 25% la rigidez torsional de su nuevo modelo. Y la rigidez torsional es un factor clave para medir no sólo el comportamiento del vehículo sino también factores como el confort acústico. Y aquí es donde está la clave puesto que Audi quiere que su nuevo Audi A8 no sólo sea un referente en tecnología y seguridad sino también en confort de marcha.

Otro de los puntos fuertes del A8 es su diseño. Como se trata de un tipo de coche con una estética tradicional, desde Audi querían que tuviera un diseño vanguardista. Por ello, encargaron un estudio del nuevo A8 a Giugiaro e Italdesign. Pero también, quisieron ver qué proponían en su propia casa. De ahí que también pidieron a los responsables de diseño de Audi, Stefan Sielaff y Marcos Lichte que realizaran sus propuestas. Y al final Audi ha elegido las propuestas de diseño de su propio equipo, que apostó por una estética vanguardista.

No obstante, si realmente llama la atención este nuevo modelo es por la gran cantidad de soluciones tecnológicas que incorpora. Comenzando por la iluminación, este nuevo modelo
puede incluir la tecnología HD Matrix LED. Se trata de unos grupos ópticos formados por 32 diodos de leds que se controlan de forma individual y están divididos en dos hileras. Otra de las novedades que incorpora el Audi A8 es la posibilidad de incorporar las luces de láser largas. Un punto láser que se identifica por su forma de X y por tener un color azul.

Continuando con los alardes tecnológicos llegamos a la suspensión adaptativa. Para entender cómo funciona esta suspensión hay que tener en cuenta el sistema eléctrico primario de 48 voltios. Entre otras cosas porque cada rueda cuenta con un motor que se alimenta de este sistema primario. Junto con el motor se suman una barra estabilizadora y una palanca que puede ejercer muchísima fuerza. Asimismo, el Audi A8 puede incorporar el sistema de cuatro ruedas directrices.

No obstante, a nosotros lo que más nos ha gustado es que puede incorporar la conducción autónoma de nivel 3 (el máximo es un nivel 5). Eso sí, para que funcione este sistema se tienen que dar unas circunstancias precisas. Tenemos que circular por autovías o autopistas donde haya una barrera física que separe los dos sentidos de la circulación y deberemos circular siempre por debajo de los 60 km/h. En estas circunstancias, el coche hará todo por sí solo: arrancará, acelerará y frenará. Además, si surge un imprevisto y el coche tiene que reaccionar también lo hará.

En estas circunstancias el conductor podrá soltar las manos del volante, relajarse e incluso ver la televisión. No obstante, para que todo esto ocurre dependerá de las normativas de cada uno de los países. En cuanto a los motores y comenzando por los diésel la primera mecánica que encontramos es el V6, 3.0 TDI de 2.967 centímetros cúbicos. Este motor entrega una potencia de 286 CV y tiene un par máximo de 600 Nm., desde las 1.250 revoluciones y hasta las 3.250 revoluciones.

El diésel más potente es el V8 4.0 TDI que rinde una potencia máxima de 435 CV. Este motor está alimentado por dos turbos e incorpora la tecnología de desactivación de cilindros. De hecho puede desactivar los cilindros 2, 3, 5 y 8 cerrando las válvulas de admisión y escape.

El primer motor de gasolina es un V6, 3.0 FSI con 2.995 centímetros cúbicos, 340 CV de potencia y un par máximo de 500 Nm. disponible entre las 1.370 y las 4.500 revoluciones. El siguiente escalón es un V8, 4.0 TFSI que rinde una potencia máxima de 460 CV. Este motor, además, presenta un sistema de cancelación del ruido, emitiendo por los altavoces sonidos que lo que hacen es minimizar los ruidos que no interesan.

La variante más potente de gasolina es un W12, que llegará en 2018. Este motor de 5.950 centímetros cúbicos ofrece una potencia máxima de 585 CV y un par máximo de 800 Nm. entre las 1.300 y las 5.000 revoluciones.

Diseño 8
Espacio, interior y maletero 9
Motor, cambio y prestaciones 9
Consumo y ecología 7
Confort y terminación 10
Equipamiento en seguridad y tecnología 10
Diversión al volante 9
Precio 7