Participamos en el ALD Ecomotion Tour 2018: una ‘carrera’ que gana el que menos consume

Subscribirse
Este Renault Zoe fue el modelo con el que participamos en la edición 2018 del ALD Ecomotion Tour.
Este Renault Zoe fue el modelo con el que participamos en la edición 2018 del ALD Ecomotion Tour.

Un año más, y ya van 11 consecutivos, la compañía de renting ALD Automotive, ha celebrado el ALD Ecomotion Tour, prueba en la que ha podido participar Cocheando como medio invitado.

Se trata de un evento que busca demostrar que es posible reducir considerablemente el consumo si conducimos de manera tranquila y respetuosa con el medio ambiente. Se proclama vencedor el equipo que consigue una mayor reducción del consumo respecto a las cifras oficiales que facilita el fabricante.

Un evento muy peculiar

Todo comienza en la sede de ALD Automotive en Leganés, donde unos 30 periodistas estamos acreditados para esta singular competición. Como si de una etapa del WRC se tratara hay música, un pequeño ‘hospitality’ y cómo no, un arco con cronómetro para dar la salida.

Cuidadosamente ordenados esperan los 27 vehículos de las 19 marcas que participan en esta edición. Todos están identificados con varios vinilos con los patrocinadores, el número del vehículo… Para mí, sin duda, el vinilo más llamativo era la ‘pegatina’ en la luneta trasera que rezaba lo siguiente: ‘¡Atención! Este vehículo participa en una prueba de conducción eficiente, puede circular más despacio de lo normal’.

Cocheando, en esta ocasión, participa con el Renault Zoe, eléctrico francés que homologa, en teoría, unos 240 kilómetros de autonomía en carretera. Tenemos que tener en cuenta que este coche ha sido diseñado para moverse en tramos urbanos y, por ello, contamos con el inconveniente de que las velocidades de crucero no son su fuerte…

Por suerte no iré solo, en cada coche hay dos conductores y a mí me acaban de comunicar que me acompaña uno de los representantes de ALD (espero causarle buena impresión).

Una vez realizada la entrega de llaves es turno para el ‘briefing’ previo a la salida. Un responsable del RACE comenta los cambios en la reglamentación y la dinámica de la prueba. Yo había llegado aquí creyendo que esto era un simple acto promocional, pero me parece que estoy equivocado…

Hay que estar muy pendientes del cronómetro puesto que llegar tarde implica una penalización de 0,1 Kw/h por cada minuto de retraso.

Hay que estar muy pendientes del cronómetro puesto que llegar tarde implica una penalización de 0,1 Kw/h por cada minuto de retraso.

En esta edición, la undécima, los vehículos 100% eléctricos son la novedad, es el primer año que compiten. Estamos hablando de una prueba que tiene en total cerca de 500 kilómetros… Por tanto… “¿Cómo conseguirán que los coches aguanten?”, nos preguntamos. La respuesta llega rápidamente, en forma de autobús y camión grúa.

Los 5 coches eléctricos que inauguran la categoría cubrirán 200 kilómetros, de los cuales 94 serán ‘de competición’. El plan es el siguiente, los coches de combustión saldrán ahora hacia Ayllón (Segovia), allí termina la primera etapa. Después de la comida empezará la segunda, es ahí cuando nos incorporaremos.

De Ayllón a Sigüenza

En el trayecto en autobús hasta Ayllón he repasado el cuaderno de ruta, porque el navegador de los coches está inhabilitado, tocará navegar de manera tradicional. Por delante tenemos 94 kilómetros de carreteras comarcales y pueblos, el destino es el parador de Sigüenza.

A la hora prevista tomamos la salida, mi compañero se llama Miguel Ángel y lleva varios Ecomotion Tour a la espalda, será él quien se encargue de la navegación, a mí me toca conducir.
Se nos da un tiempo máximo para llegar al destino, nos han comentado que si mantenemos una media de 65 km/h deberíamos llegar a tiempo.

Los primeros kilómetros estoy algo nervioso, pero a medida que vamos enlazando curvas me voy encontrando más cómodo. Miguel Ángel tiene mucha experiencia en esto, por lo que me va dando consejos para intentar ser lo más eficiente posible.

En algunos momentos de la prueba nos acompañó la lluvia.

En algunos momentos de la prueba nos acompañó la lluvia.

Lo más importante es aprovechar las inercias, este tipo de vehículos recarga la batería cuando soltamos el acelerador, por lo que en pendientes inclinadas lo mejor es aprovechar la gravedad. Hay que conducir anticipándose, mirando lejos para interpretar el relieve y adaptar así el uso del acelerador.

Sin aire acondicionado

El aire acondicionado es un lujo que no nos podemos permitir, cada vatio cuenta, toca pasar calor. Tampoco hay música pero, a pesar de mantener la atención centrada en la ruta, empiezo a hablar de todo con mi copiloto.

Este es otro de los objetivos del ALD Ecomotion Tour, juntar perfiles profesionales que no suelen coincidir. Me explico, es normal que periodistas y miembros de los departamentos de comunicación de las marcas coincidan en presentaciones o eventos. Sin embargo, miembros de otros departamentos no suelen acudir a estas citas.

La idea funciona, yo he aprendido mucho sobre la gestión de flotas y mi compañero también se ha interesado por el panorama actual de los medios de comunicación, otra vez más este evento muestra su lado más original.

La ruta ALD Ecomotion Tour ha dejado unos paisajes muy llamativos.

La ruta ALD Ecomotion Tour ha dejado unos paisajes muy llamativos.

Las carreteras elegidas por la organización son bastante entretenidas, con subidas y bajadas, pueblos cada pocos kilómetros y unos paisajes que recompensan el ritmo pausado que llevamos. Por suerte hay poco tráfico, así que podemos mantener sin problema nuestra media.

Cuando van quedando pocos kilómetros nos vemos obligados a aumentar un poco el ritmo, llegar tarde implica una penalización de 0,1 Kw/h por cada minuto de retraso. Además se acerca la parte más complicada, moverse por una ciudad con calles estrechas y planta desordenada, toca concentrarse.

La experiencia es un grado así que Miguel Ángel se muestra muy tranquilo, cuando el reloj marca el último minuto aparecen las almenas del antiguo Castillo de Sigüenza convertido hoy en Parador Nacional.

Entregamos nuestra hoja de control y el cronómetro se detiene, hemos entrado a tiempo. He de decir que aunque ha sido breve, la experiencia de competir no sólo contra el reloj, sino también contra el consumo me ha demostrado que se puede disfrutar de la conducción a pesar de llevar un ritmo de lo más tranquilo.

Una de las murallas del parador se ha quitado bastantes años de encima ya que la organización ha instalado a sus pies una estación de recarga, choque de épocas que deja una imagen bastante curiosa.

Acaba la primera jornada, toca descansar en un alojamiento con mucho encanto. Mañana a primera hora se reanuda la competición para los vehículos de combustión, por la tarde conoceremos los resultados finales.

La hora de la verdad

Tras retomar el autobús y después recorrer otros 100 kilómetros con nuestro Renault Zoe, hemos llegado al Club Social del RACE, cerca del conocido circuito del Jarama. Aquí se darán a conocer los ganadores de las distintas categorías

En turismos con emisiones inferiores a 118 gr/km el Seat Ibiza FR fue el más ahorrador, si nos vamos a los de más de 118 gr/km el vencedor fue el Audi A6.

El Hyundai Ioniq fue el híbrido más eficiente y el Opel Grandland X el mejor de los SUV de menos de 135 gr/km.

El gran triunfador fue el BMW X3 conducido por Miguel Molina, jefe de ventas corporativas de BMW, y Sergio Fernández, periodista de Renting Automoción. Consiguieron reducir el consumo homologado del vehículo en un 31,87%.

En nuestra categoría, la de eléctricos, lamentablemente no pudimos alzarnos con la victoria, aunque nos quedamos cerca. Los mejores fueron Mario de las Muelas, director general de Terra Consultoría de Incentivos, y Javier Costas, periodista de ‘espirituracer.com’, con un Volkswagen e-Golf. Consiguieron consumir solo 12,699kWh a lo largo de 94,10 Km.

El compromiso de ALD Ecomotive con el medio ambiente va más allá del acto comercial, puesto que con el proyecto del Bosque ALD, ubicado en el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, se planta un árbol por cada uno de los 27 vehículos que participan en el evento. Se suman así a los más de 300 plantados en la última edición por los 25 años de presencia de ALD en España.

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.