Precios de coches nuevos

Acuerdo final en Europa: las emisiones de CO2 de los coches se reducirán un 37,5% en 2030 ¡Es la puntilla a los coches de combustión

Subscribirse
Imagen de la Comisión Europea.
Banderas de la Unión Europea.

Después de muchas semanas, e incluso meses de negociaciones, ya se ha formalizado un acuerdo en la Unión Europea para la reducción de las emisiones de CO2 de los coches en 2030.

En concreto, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea han acordado que las emisiones de los coches tendrán que ser un 37,5% inferiores en 2030 en comparación con las de 2021.

Esto supone, por tanto, la puntilla a los vehículos de combustión y la apuesta definitiva por los coches con algún tipo de electrificación. Entre otras cosas porque los fabricantes señalan que la única forma de lograr estos objetivos es introduciendo de forma masiva el coche eléctrico. Explicamos a continuación lo que significa este acuerdo.

¿A qué acuerdo se ha llegado?

El acuerdo se ha formalizado entre el Parlamento Europeo (que representa a los ciudadanos) y la Comisión Europea (el órgano legislativo).

Este acuerdo determina que las emisiones de CO2 de los coches en 2030 tienen que ser un 37,5% inferiores a las obtenidas en 2021.

Asimismo, la reducción de las emisiones de CO2 en furgonetas deberá ser también un 31% menos. Además, unos años antes, en 2025, la reducción de emisiones de CO2 tendrá que ser un 15% inferior, tanto para coches como para furgonetas.

¿Qué supone este acuerdo?

Este acuerdo es la confirmación de la llegada masiva del coche eléctrico. Entre otras cosas porque los fabricantes señalan que será imposible cumplir esos límites si no se introduce de forma mayoritaria los coches de cero emisiones. Con ello no significará que sólo existan los modelos eléctricos, pero sí que su oferta ya será abundante y la cuota de mercado cada vez más amplia.

¿Cuánta reducción de CO2 supone este acuerdo?

Para hacerse una idea de las cifras que estamos hablando, la media de emisiones de CO2 en España en 2017 fue de 116 gramos por kilómetro. Por tanto, si tomáramos como referencia esta cifra (que no es real porque habrá que esperar a la media de 2021) tendríamos que restar para 2030 un total de 43,5 gramos de CO2, lo que dejaría de media de 72,5 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

Por tanto, para lograr esta media, esto quiere decir que una gran mayoría de coches deberían ser como mínimo híbridos (rondan los 85 gramos de CO2 por kilómetros recorrido), pero también se deberían vender muchos híbridos enchufables (emiten aproximadamente 40 gramos de CO2) y también debería incrementarse el porcentaje de eléctricos (sin emisiones de CO2).

¿Por qué este acuerdo es tan difícil a día de hoy?

Pues principalmente porque la tendencia actual, en lugar de reducir el número de emisiones de CO2 con el paso del tiempo está aumentando. Esto se debe a la reducción de la demanda del diésel (que expulsa menos CO2) y el crecimiento de la gasolina (que tiene más emisiones de CO2).

Además, el auge de los todocaminos (que tienen mayor volumen y peso y, por lo tanto, emiten más CO2) tampoco ayuda en este sentido.

¿Este acuerdo es suave o duro?

Este compromiso alcanzado es más ambicioso que el que la Comisión Europea planteó inicialmente. El órgano europeo ejecutivo partía de una postura inicial de un 30% de reducción de CO2 respecto a 2021.

Por su parte, el Parlamento europeo, que representa a los ciudadanos, quería llegar a una reducción del 40%. Después, los 28 países de la Unión Europea decidieron la reducción del 35%. Y ahora, con este acuerdo final, el porcentaje todavía se ha incrementado aún más.

¿Quién era más contrario a este acuerdo? ¿Y quién estaba más a favor?

Las negociaciones han sido duras, entre otras cosas porque Europa estaba dividida. De un lado estaban los países más radicales contra los coches de combustión convencionales y a favor de una transición rápida. Se trataría de un eje formado por Francia, Reino Unido, Italia, Austria, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo y algunos países nórdicos. Por el otro lado, estarían países Alemania, Bulgaria, República Checa, Rumanía y Hungría.

¿A qué país afecta más este acuerdo?

Principalmente a Alemania por su poderosa industria de la automoción. Hay que tener en cuenta que la industria del automóvil mueve en Alemania un total de 423.000 millones de euros (cifra de 2017). De ahí que este país ya esté alertando de los riesgos de este acuerdo final.

¿Y España?

Pues este acuerdo final también es más elevado que las pretensiones de España. En su momento la Ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, señaló que estaba a favor de una reducción del 35% de las emisiones de CO2 para 2030 en comparación con 2021 ya que le parecía “una buena propuesta”.

Los fabricantes, preocupados

Al menos así lo ha señalado ACEA, la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles, que ha afirmado que este acuerdo tendrá un impacto «sísmico» sobre el empleo en los fabricantes de automóviles ya que es «extremadamente exigente».

Disculpa, para poder comentar debes iniciar sesión.